Fotografía: Medios
Guadalajara, JAlisco.

Cuando las personas que cuidan a sus familiares con discapacidad ya están cansadas o rebasadas, reducen sus manifestaciones de afecto, muestran falta de interés a las necesidades del otro, irritabilidad o incluso dolores sin explicación aparente.

El profesor investigador en Psicología Aplicada, Christian Israel Huerta Solano, lo explica:

“El Síndrome de Burnout o Síndrome del Quemado, que también algunos autores lo identifican solo como Síndrome del Cuidador, pues se considera primordialmente sobre aquellos cuidadores que son informales y, sobre todo, en aquellos que no han recibido ninguna formación o tipos de cuidados que se tiene que hacer una persona con discapacidad; es decir, personas que no reciben un pago, que brindan una atención sin horario establecido, que siempre, usualmente siempre tienen que estar disponibles”.

Aunque hay quienes reciben algún tipo de remuneración, usualmente no ocurre así, personas que cuidan a otras tienen estrés crónico, ansiedad, depresión y agotamiento físico.

Experimentan una “despersonalización” por la falta de independencia. Sienten que no están haciendo nada con su vida y pueden llegar a pensar que las exigencias de alguien con discapacidad son injustas.

“De hecho, en un estudio reciente en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud nos dimos cuenta que la mayor parte de los cuidadores e informales que experimentan este síndrome está relacionado con mujeres. También ahí vemos que es un tema de género, dado que en la mayoría de los casos el padre, al darse cuenta que el hijo tiene alguna discapacidad, se retira del lugar o también se experimentan algunas sensaciones de abandono, etcétera”.

“Usualmente los síntomas que pueden presentar un cuidador se manifiestan, por ejemplo, en fatiga constante. Lo cual, por ejemplo. si la persona requiere de atención a la mejor después de un tiempo no va a dar la atención inmediata que daba en el principio, o que si la persona requiere de moverse al baño y la persona se encuentra fatigada, cansada obviamente y como es cansancio crónico también no atiende inmediatamente”.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here