Picachos pueblos
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Los vecinos de los pueblos de la Barranca del Río Santiago son claros en su postura frente a los tiraderos de basura Picachos y Hasar´s, situados en el corredor de la carretera a Colotlán. Se oponen a que reciban mil 500 toneladas diarias de residuos de Guadalajara y piden que ambos basureros se cierren por el daño ambiental que causan.

Las exigencias están puestas por escrito en un pliego petitorio que líderes de Ixcatán, Huaxtla y San Lorenzo llevaron a la Presidencia Municipal de Zapopan y que está dirigido al alcalde Juan José Frangie, a quien también le piden que se cumpla el convenio firmado el 14 de octubre de 2009, cuando los pobladores denunciaron que ambos tiraderos “son una fuente permanente de jugos tóxicos que escurren al Río Santiago”.

José Casillas Martínez, presidente de Bienes Comunales de San Francisco Ixcatán, localidad situada en la Carretera a Saltillo, señaló que Picachos no es un tiradero “ejemplar”, como lo han declarado en días recientes los alcaldes de Guadalajara, Pablo Lemus, y de Zapopan, Juan José Frangie.

“Sí es ejemplar, porque ha estado mandando lixiviados prácticamente desde que se creó en 1999. Ese es el ejemplo que (Picachos) ha estado dando. Nosotros, de forma reiterada, hemos tomado fotografías y evidencias de que no es así”, subrayó.

Casillas Martínez puso énfasis en que no sólo Picachos genera daño ambiental, sino también el basurero de Hasar´s, que es privado, y ahí deposita su basura el municipio de Tlaquepaque.

“No solo es Picachos, no sé por qué orientan todo el asunto en Picachos, cuando ahí hay otro basurero casi tan grande que es el de Hasar´s, que prácticamente lo divide una cerca y estos han sido todavía más omisos con la norma ambiental”, expuso.

En este temporal, las lluvias fueron copiosas y eso genera que, en ocasiones, los jugos de basura se desborden.

Sobre el acuerdo incumplido desde 2009 por el Ayuntamiento de Zapopan, Alejandro Mercado, representante del poblado de Huaxtla, dijo que los centros de salud que se construyeron en Huaxtla, San Lorenzo y La Soledad.

“En lo que es en Huaxtla y en San Lorenzo, las casas de salud tienen años abandonadas. En la comunidad de La Soledad también tiene seis años en el completo abandono. No tienen ni equipo, no hay visita de médicos a ninguna hora, ningún día. Allá lo más común es el piquete de alacrán, al no haber medicamentos ni servicios, se tienen que trasladar hasta la Cruz Verde del municipio de Zapopan”, dijo.

Los habitantes de los Pueblos de la Barranca esperan una respuesta pronta del alcalde Juan José Frangie, porque no quieren un desastre ambiental como hoy lo sufren los vecinos del tiradero de Los Laureles, en los límites de Tonalá y El Salto.
Ignacio Pérez Vega

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here