Disco de Nebra
Fotografía: Anne Pollmann/dpa
Halle, Alemania.

Investigadores alemanes afirmaron hoy que el disco celeste de Nebra, la representación más antigua que se conoce de la bóveda celeste, es claramente de la Edad de Bronce, después de que en septiembre pasado se pusiera en duda su antigüedad.

“El disco es claramente de la Edad de Bronce”, dijo a dpa el arqueólogo Harald Meller, del estado federado alemán de Sajonia-Anhalt. Junto a un equipo de 13 investigadores, Meller salió al cruce de las dudas de colegas en un artículo y afirma nuevamente que el disco tiene unos 3 mil 600 años de antigüedad.

Rupert Gebhard, director de la Colección Arqueológica Estatal de Múnich y profesor en la Universidad Ludwig Maximilian, y Rüdiger Krause, profesor de prehistoria e historia temprana de la Universidad Goethe de Fráncfort, habían comunicado en septiembre que habían vuelto a analizar los diferentes datos para reconstruir el lugar del hallazgo y las circunstancias en que se produjo.

Consideraron que el disco es auténtico, pero mil años más joven de lo que se suponía hasta ahora. En cambio los fragmentos de bronce hallados junto con él sí provienen de la edad de bronce y tienen unos 3 mil 600 años de antigüedad.

Además, indicaron que el lugar del hallazgo en el monte Mittelberg, cerca de Nebra, en el estado federado alemán de Sajonia-Anhalt, no era “un lugar cerrado” y que el disco probablemente no procediera de ese lugar. Por eso, en su opinión, debía ser catalogado como un hallazgo aislado sin contexto y parte de la Edad de Hierro.

El equipo de investigadores de Harald Meller subrayó en cambio que el lugar de hallazgo fue confirmado por las declaraciones judiciales de los ladrones del sitio y por un perito, así como por investigaciones posteriores de la Oficina Regional de Conservación de Monumentos y Arqueología de Sajonia-Anhalt.

En su opinión, una botella de agua arrojada por los ladrones, los rastros de la azada usada por ellos así como las altas concentraciones de oro y cobre en el suelo confirman de forma exacta el lugar del hallazgo.

Añadieron que la concordancia entre los hallazgos se verificó por el análisis de cobre del disco y de los elementos encontrados junto a él. El equipo de investigadores cree que si los hallazgos pertenecieran a la Edad de Hierro, habría otros indicios químicos y arqueológicos de ello.

El disco celeste es la representación más antigua que se conoce de la bóveda celeste. Fue descubierto en 1999 por dos ladrones de fosas que se dedicaban a buscar municiones y armas militares cerca de Nebra. Junto al disco, hallaron dos espadas, dos hachas, dos brazaletes en forma de espiral y un cincel.

Las capas de oro en el disco, casi circular, muestran entre otras cosas la constelación de las Pléyadas.

No fue hasta el 2002 que el disco pudo ser rescatado por las autoridades en una falsa subasta en Basilea, Suiza. Desde 2013, el disco es patrimonio documental mundial de la Unesco.