Órganos Autónomos
Imagen: UDGTV
Guadalajara, Jalisco. 

La eliminación los órganos constitucionales autónomos sería un retroceso a una especie de “Presidencia Imperial”. Esto lo consideró María Amparo Casar, presidenta ejecutiva de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, en la segunda charla del webinar “Organismos Constitucionales Autónomos. Un análisis crítico”.

Los Órganos Autónomos nacieron por la necesidad de que el Poder Ejecutivo no sea juez y parte en algunas actividades de la vida pública. Entre ellos están el Instituto Nacional Electoral, el INEGI, el Instituto Nacional de Transparencia, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, entre otros. Sin embargo en últimos días el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, esgrimió la posibilidad de desaparecer a algunos.

“Esto es una regresión absoluta, a aquello que en su momento llamó, lo digo con matices, no lo tomen al pie de la letra, pero que fue llamado por Carpizo o Krauze, la presidencia imperial y tener estos poderes metaconstitucionales. La motivación es anular cualquier control sobre la voluntad del poder Ejecutivo, recuperar ese terreno que fue perdiendo durante el periodo de democratización”.

Explicó que hay cuatro vías que están siguiendo para debilitarlos. La primera es legal, presentando iniciativas para desaparecerlos. La segunda, financiera, con un estrangulamiento presupuestal, pues en 2021 se destinaron 4 mil 600 millones de pesos menos que en 2018.

El tercero es la captura de los órganos autónomos con nombramientos a modo como el de Rosario Piedra Ibarra en la CNDH, o con personajes que no tienen conocimientos ni competencias como ocurrió en la Comisión Reguladora de Energía. La última es la vía reputacional, es decir raspar el prestigio de esto órganos autónomos, dijo María Amparo Casar

“Cuando uno tiene 580 conferencias matutinas en las que una y otra vez se denosta a las instituciones y a sus integrantes de manera sistemática en la boca del presidente, su legitimidad queda francamente dañada. La realidad es que tendremos una concentración del poder por la vía legal y de la captura y de la reputación”.

Jorge Alberto Alatorre, integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, abundó en lo que llamó la estrategia de las piedras. Consiste en tirar piedras a los órganos para atacarlos, ponerles piedras como obstáculos, un ejemplo la falta de presupuesto y la otra nombrar piedras en estos organismos autónomos, es decir, funcionarios que no cumplan con el perfil.

“En realidad nos atacan desde diferentes lados, nos avientan piedras todos los días en la mañanera, nos pueden intentar atacar, ponernos obstáculos en el camino, como al Sistema Nacional Anticorrupción, el hacer caso omiso a nombrar a una integrante de la Comisión de Selección nos llevó al lugar donde nos encontramos. No estoy propiamente presidiendo pero si estoy en el sistema. Y si se logró fue gracias a un amparo en el que nos apoyaron desde Mexicanos contra la Corrupción”. 

La moderadora de la mesa fue Lourdes Morales Canales, coordinadora de la Red por la Rendición de Cuentas y doctora en Ciencia Política por la Universidad de La Sorbonne París III.

Julio Ríos