Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco.

Con amparo en mano ejidatarios fundadores el ejido de San Juan Evangelista piden a las autoridades de Tlajomulco y el Estado frenar la perforación de pozos y afectación de la flora y la fauna en la zona donde se realiza la construcción de fraccionamientos irregulares y que también afectan sus parcelas como la laguna de Cajititlán.

Librado Ibarra señala que desde el 2012 la separación de miembros del ejido no solo los dejó fuera de las asambleas y las decisiones, también les quitó antigüedad y el apoyo de las autoridades, ya que los dos amparos que presentan para frenar la venta de terrenos y trabajos no han surgido efecto para la autoridad municipal, pues se continúa laborando aún con sellos de clausura.

“Usan todas las clausuras para protección de ellos. Apenas fuimos para reportarlo pero ellos ya lo saben y no se movilizan nosotros lo que vemos es que tal vez necesitemos a la guardia nacional o el ejército porque la policía municipal están coludidos con estas personas entonces requerimos de una fuerza mayor” señaló.

Hasta el momento son cerca de 200 hectáreas invadidas que se dividen los potreros de la Mezcalera donde se ubica un área arqueológica, el ojo de agua y la playita forman parte de los predios afectados.

Librado Ibarra y más de 30 ejidatarios fundadores solicitan apoyo real de las autoridades, ya que no solo se daña al medio ambiente, también se está perjudicando a la comunidad local, pues al talar árboles y perforar pozos limitan sus fuentes de autoempleo.

Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here