contagios
Fotografía: EFE/ Ilustrativa
Guadalajara, Jalisco.

Ana Luisa Olivares Luna trabajó por décadas en la escuela Antonio Valadez Ramírez, en un edificio deteriorado.

Hace un par de años comenzaron los trabajos para remodelarla, sólo que Ana Luisa ya no podrá disfrutar de esta nueva etapa porque ya se jubiló.

“Mira, yo le sufrí mucho, porque mi escuela era la más vieja de Arandas y la escuela más antigua, hay unos salones muy feos, no tienen las condiciones y nos ponían muchos… 42 (alumnos) en un salón, donde 30 se me hacen muchos”.

Los grupos numerosos siguen siendo un problema, porque así no se puede ofrecer tanta calidad en la educación.

Ella impulsaba a sus alumnos y lograba que destacaran en la Olimpiada del Conocimiento, pero algunas cosas ya cambiaron.

“Por ejemplo, ahorita no quieren que repruebes niños, pero a veces es necesario, porque el conocimiento no se logra y te vas y te vas… y este conocimiento queda en el vacío. Dicen: que los repruebe la vida, pero a veces es bueno regresarse y ver lo que hiciste mal”.

Hay niños que ya no quieren exámenes, sino un trabajo para ser evaluados, pero ella considera que hay una etapa donde todo es una prueba.

Sin embargo, también ha notado que ahora hay muchos niños que no tienen apoyo en casa, porque su mamá y papá trabajan. Es por eso que no tienen acompañamiento, incluso se quedan a cargo de personas ajenas a la familia.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here