Fotografía: UdeG

Guadalajara, Jalisco.

“Yo, señores, soy de Zapotlán el Grande, un pueblo que de tan grande nos lo hicieron Ciudad Guzmán hace cien años. Pero nosotros seguimos siendo tan pueblo que todavía le decimos Zapotlán”, así describía Juan José Arreola a su terruño.

Hijo de Felipe Arreola Mendoza y Victoria Zuñiga, este 21 de septiembre, se conmemora el 104 aniversario del natalicio del escritor, que se convertiría en un referente de la literatura mexicana.

En su libro, “La feria”, Arreola dibuja a través de las palabras, las postales más emblemáticas de las fiestas de su pueblo: los carros alegóricos, el valle, la constante pelea ¿quién organiza las celebraciones? y ¿por qué solo los ricos?, las imágenes del Señor San José y la Virgen María; así como el relato de un temblor, pues es común que por allá se mueva la tierra.

También escribió “Varia invención”, “Confabulario” y “Bestiario”. Demostró su talento como dramaturgo en las obras “La hora de todos” y “Tercera llamada ¡tercera! O empezamos sin usted (farsa de circo en un acto)”.

El zapotlense estudió en la Escuela Teatral de Bellas Artes, trabajó en el Fondo de Cultura Económica y como profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México. Además, en 1992 participó como comentarista de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Arreola fue autodidacta, académico, traductor, editor y hasta ¡actor! Recibió el Premio Jalisco de Literatura en 1953; el Premio Internacional Alfonso Reyes en 1995; el Premio Xavier Villaurutia; y fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Colima y la Universidad Autónoma Metropolitana.

La Universidad del Claustro de Sor Juana, Casa Lamm y el Centro Universitario de Integración Humanística y de Estudios Universitarios de Londres le otorgaron una de las 17 medallas de los sabios de fin del siglo XX.

Isabel Reyes

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here