Nixticuil
Fotografía: Archivo
Guadalajara, Jalisco.

El Comité para la Defensa del Bosque Nixticuil en Zapopan denuncia tráfico de influencias por parte del Gobierno Municipal para favorecer el desarrollo inmobiliario en una área que tiene un alto grado de conservación ecológica.

“Se trata de una zona que es una cañada del Bosque Nixticuil que en 2005 fue eliminada deliberadamente del decreto de Área Natural Protegida para proteger los intereses inmobiliarios de la familia García Arce de la empresa Aga que desde entonces ha venido urbanizado las zonas aledañas a este predio que el pasado lunes comenzaron a alambrar”.

Desde hace 17 años el colectivo ha denunciado la colaboración por parte del gobierno zapopano para permitir la construcción en la zona en lugar de proteger el bosque.

En 2021 a raíz del último incendio suscitado en el predio donde se pretende edificar, el Municipio se comprometió en hacer un decreto de veda para impedir la urbanización; sin embargo, a la fecha no existe tal documento, por el contrario se argumentó a través de redes sociales que la inmobiliaria tiene el permiso para construir.

Actualmente la flora, fauna y los arroyos del bosque se encuentran vulnerables y en riesgo, aseguró, Sofia Herrera, integrante del Colectivo en Defensa del Bosque Nixticuil.

“El impacto ambiental es evidente que sería muy grande porque estamos hablando de una zona del bosque que aunque la hayan sacado del decreto de protección tiene un relevancia en términos hidrológicos por los arroyos que corren ahí, pero además porque forman parte de un corredor hidrológico que permite que el ecosistema entero del bosque se mantenga vivo”.

Añadió que las personas que viven en las colonias aledañas al bosque, también se encuentran en una situación de vulnerabilidad, porque podrían ser despojadas.

Ante tal situación, el colectivo pretende actuar de manera legal para continuar con la defensa del bosque, además de puntualizar que lo que pasa en la zona es un ecocidio, hecho que recientemente en Jalisco es considerado como un delito.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here