Fotografía: EFE/José Pazos.
Ciudad de México, México.

La desaparición de las llamadas Escuelas de Tiempo Completo propuesta por el Gobierno federal, un programa que proveía de clases suplementarias y alimentación a unos 3.6 millones de niñas y niños en condiciones de pobreza en México, es un retroceso que tendrá impacto negativo en los menores y sus familias, estimaron expertos.

“Es una decisión muy desafortunada que exhibe la poca importancia que le da este Gobierno a la educación”, dijo Marco Fernández, profesor del Tec de Monterrey e investigador de la organización México Evalúa.

El pasado 28 de febrero, la Secretaría de Educación Pública (SEP) dio a conocer a través del Diario Oficial de la Federación (DOF) la eliminación del programa Escuelas de Tiempo Completo.

Un día después, la secretaria de Educación, Delfina Gómez, señaló que el fin del programa se debía a que esas escuelas no eran prioritarias en el programa “La Escuela es Nuestra”, que da presupuesto para mejorar la infraestructura de los inmuebles y por ello se decidió eliminarlas y distribuir esos recursos a otras necesidades.

“Para nosotros es muy prioritario darle atención a esas escuelas que todavía tienen esa necesidad (mejorar instalaciones) y por ello ‘La Escuela es Nuestra’ se va a enfocar principalmente a que el recurso sea ocupado para esa situación”, dijo la ministra, en defensa del nuevo programa.

En tanto, el pasado 17 de marzo, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, justificó el fin de este programa pues aseguró que había “malos manejos”.

Esta decisión, que ha sido muy criticada, fue detenida este jueves por una juez mexicana que, tras un amparo presentado por la ONG Mexicanos Primero, ordenó que se paralizara el programa “La Escuela es Nuestra”, a modo de medida cautelar.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here