Fotografía: EFE/José Méndez.
Ciudad de México, México.

Los bastidores vacíos de los cuadros del paisajista José María Velasco robados de la colección del poeta mexicano Carlos Pellicer Cámara (Villahermosa, 1897), son exhibidos en el Museo Nacional de Arte (Munal) de la Ciudad de México a manera de denuncia a 46 años del agravio como parte de la exposición “Carlos Pellicer. Amistad y memoria”.

“Fue una consigna. Desde el primer minuto dijimos, se hace la exposición y se ponen (los bastidores). Hay que denunciar, los cuadros han corrido dentro del mercado para venderlos”, aseguró Estela “Teli” Duarte, curadora de la exposición.

Fotografía: EFE/José Méndez.

Según Duarte, el robo de la obra de Velasco causó una conmoción tal en el poeta que está convencida de que:

“si algo detonó su muerte (en 1977), fue el robo de los cuadros, lo descompuso todo”, consideró.

El atraco sucedió cuatro meses antes de su muerte en octubre de 1976 cuando tres delincuentes entraron a su casa para robar diez oleos del paisajista mexicano.

“Fueron seis tarjetas postales, dos cartones un poquito más grandes y dos telas que cortaron de sus bastidores. Iban por eso nada más, no se llevaron ni un cuadro más y ahí había obra de Diego Rivera, de Orozco, era un encargo”, considera Carlos Pellicer López, sobrino del poeta quien recientemente donó la parte de obra plástica que resguardaba el autor al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Fotografía: EFE/José Méndez.

“De pronto aparecen y me dicen, ‘vinieron a ofrecerme un cuadro’, revisamos y resulta que es alguno de los robados, pero me dicen, ‘bueno yo en realidad no conozco a quien lo ofrece’’”, cuenta Pellicer López.

Exponer los bastidores vacíos es para Duarte una forma de hacer conciencia y volver visible la problemática del robo de obras de arte, aunque dijo, en México no es tan común.

Fotografía: EFE/José Méndez.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here