Guadalajara, Jalisco.

Durante la rueda de prensa que dieron hoy las autoridades estatales para denunciar un quebranto multimillonario en las finanzas del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal), hubo grandes temas pendientes y de los que nadie habló. Estos son:

La inversión en el desarrollo de ‘Santa Cruz Inmobiliaria de Chapala’ en donde el Ipejal aportó 324 millones de pesos para un “Megaproyecto Turístico” de la desarrolladora Santa Cruz Inmobiliaria de Chapala S.A. de C.V. en los cerros del Junco y El Cántaro. En este caso se cometió un fraude contra los ejidatarios, a quienes se les despojó de sus tierras.

Tampoco se refirieron a las Villas Panamericanas, donde Pensiones invirtió 390 millones de pesos y se pusieron en riesgo los fondos de los trabajadores, y durante más de 10 años el recurso se mantuvo amortizado; es decir, sin generar los correspondientes intereses.

Y, además, figura el caso de Chalacatepec, donde el Ipejal aportó una suma cercana de 89 millones de dólares al fideicomiso F/380 en una sociedad con la empresa Rasa Land, para un desarrollo turístico de mil 200 hectáreas en la Costalegre de Jalisco, en el ejido de José María Morelos de Tomatlán.

De esa suma, 75 millones de dólares se usaron para comprar las tierras en la zona.

Una auditoría realizada por la propia Contraloría del Estado reveló, en 2015, que al ceder Ipejal los derechos del fideicomiso F/380 a Activos Turísticos de México, la operación por 329 millones 113 mil 225 pesos fue por debajo del valor que inicialmente el Instituto de Pensiones había hecho al fideicomiso.

Y, por último, ni el gobernador Enrique Alfaro, el fiscal anticorrupción o la contralora estatal, mencionaron la responsabilidad o si están sujetos a proceso los integrantes del Comité de Inversión que decidieron las inversiones irregulares que podrían representar un daño al erario para Pensiones de Jalisco por dos mil 700 millones de pesos.

Iván De León Meléndrez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here