Foto: Medios
Guadalajara, Jalisco.

Michel Rosas tenía 12 años como operadora del 911, pero el año pasado comenzó su calvario. Fue víctima de acoso laboral y sexual, pues al negarse a salir con su jefe inmediato, éste comenzó a cambiarle los horarios de trabajo de manera arbitraria, violando por completo su contrato laboral. Así lo explica:

“Me cambiaban constantemente de turno, pasaron por encima de mi contrato laboral. Muchas veces me puso a trabajar incluso en un horario de ir jueves, viernes, sábado, domingo, lunes todos esos días de noche, todos los días, 12 horas, de noche. Eso por ponerte un ejemplo. Me estuvo cambiando otros turnos, mi contrato era un contrato por tiempo indefinido que obtuve hace 12 años, y especificaba claramente que solo 40 horas a la semana”.

Ya denunció en la Fiscalía del Estado por el acoso sexual y también en la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Así lo describe:

“Fui víctima de hostigamiento sexual por parte del subdirector de atención a llamadas de emergencia, el licenciado José Antonio Vázquez y también de acoso laboral por Gustavo Adolfo Valdez Vargas”.

Pero este no es el único caso de hostigamiento laboral. También Leonardo Murillo denuncia que él padece una enfermedad crónica renal, por lo que debe acudir al baño de manera regular, además tuvo que ser incapacitado y a partir de ahí fue acosado:

“Yo recibo una llamada de atención de parte de mi supervisor de la noche, diciendo que tengo muchas idas al baño. Yo me presento a mi clínica, me detallan un informe de lo que me había sucedido, por lo que había justificado esas ausencias por cuestión médica. Posterior a eso, cuando platico con Gustavo Adolfo Valdez Vargas, dice que ese informe lo iba a justificar para las ausencias al baño, pero lo utilizó para negarme permutas que todos los operadores tienen y, cuando yo metía una permuta con algún compañero, que todos hacen, a mí se me negaba”.

Asegura que, por mensajes de WhatsApp, su jefe directo lo acosaba diciendo que él no era un buen elemento.

Rocío López Fonseca