Cerro de la Reina
Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

Al menos dos integrantes del colectivo del Cerro de la Reina han sido amenazados tras evidenciar el cambio de uso de suelo que aprobó el Ayuntamiento de Tonalá el pasado 27 de mayo para permitir turismo y vivienda vertical.

Se trata de una persecución contra uno de ellos y llamadas telefónicas con amenazas de muerte, explica Carlos Iván Chávez, integrante del colectivo, quien también adelanta que se presentarán las denuncias correspondientes esta semana.

“Vamos a presentar denuncias en la Fiscalía y vamos a presentar denuncia en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, sería casi ampliar la misma queja para que emita medidas cautelares, parte del proceso de defensa del cerro han sido estas amenazas”.

Tras la aprobación del ayuntamiento, los activistas recurrieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ), quien ya emitió las primeras medidas cautelares para que no se urbanice en la zona.

De acuerdo con el colectivo, este cambio de uso de suelo, no especifica qué tipo de turismo se permitirá en la zona, lo que pone en grave riesgo esta área natural y sus alrededores, que también es considerada como patrimonio cultural del estado, un sitio sagrado con la Comunidad Indígena de Tonalá. Habla la activista, María Teresa Figueroa.

“El municipio, el Gobierno Municipal está pasando por encima de reglamentos y leyes que ellos mismo tienen, cuando se hizo este cambio de uso de suelo, no convocó a la comunidad indígena y eso es obligatorio cuando hay territorio con comunidad indígena, entonces está pasando por encima y a pesar que derechos humanos ya dictó medidas cautelares, alrededor del cerro ya hay maquinaria trabajando”.

Además, el Ayuntamiento de Tonalá hizo este cambio sin tomar en cuenta las observaciones al Plan de Ordenamiento Ecológico Local (POEL), por parte de un comité del que el colectivo forma parte y el cual se convocó desde octubre del año pasado. Carlos Iván Sánchez asegura que fue una simulación desde la autoridad porque siempre prometió incorporarlas y aplicó este madruguete, pues apenas el próximo martes 22 de junio se reunirían con el ayuntamiento para discutir las observaciones hechas.

“El mismo comité ya votó que se aprobaba y no hemos visto la minuta para poder saber si ahí quedó establecido que quedaba inconcluso el documento en vías de perfeccionarse y a través de ese programa, entonces pues ahorita, ya quedamos fuera, es parte de la simulación todo esto que no pudimos meter nuestras observaciones y están dejando susceptible el cerro para la urbanización”.

La vía jurídica para frenar este cambio de uso de suelo es el amparo, aunque el colectivo ahora no cuenta con los recursos suficientes, por eso hace un llamado al apoyo de más ciudadanos para defender esta área natural.

Fatima Aguilar