FIL 34
Fotografía: Elena Castolo
Guadalajara, Jalisco. 

La trigésima cuarta edición la Feria Internacional del Libro arrancó en un formato inédito: a través de las plataformas digitales.

La FIL contará con más de 300 actividades, la presencia de cuatro premios Nobel, 300 autores de 38 países y 120 ponentes. En FIL Negocios se tendrán 2 mil 400 reuniones desde 53 países de origen y un apartado para ofrecer venta en línea de libros, con nueve millones de títulos de 24 países. Se tendrá además el estreno de la Opera Madame Butterfly. 

La FIL estará engalanada con el Premio Princesa de Asturias que recibió en España este año, y dispuesta a seguir siendo la capital de las letras, enriquecido con las herramientas digitales.

Raúl Padilla López Presidente de la FIL y Presidente de la Asociación Civil del Premio FIL de Literatura y Lenguas Romances, señaló que esta edición de la FIL arranca con sentimientos encontrados y se trata de una feria en evolución.

“Fuera de nuestro país, la crispación política y las declaraciones que encienden las redes sociales, no tienen cabida. Lo que se conoce e importa allá es que México organiza una de las ferias más importantes del mundo y eso es relevante para los millones de personas que escriben y leen en nuestro idioma. La FIL se ha consolidado a pesar de muchas cosas pero nunca en contra de personas o instituciones. A pesar del escepticismo de quienes dudaron de su éxito en un país como el nuestro, o más aún en su provincia. A pesar de los criterios cambiantes del gobierno en turno para apoyar su realización. O en contra de que se impongan criterios de que libros valen, que ideas importan o de que discursos si deben escucharse. No podría ser de otra manera. Los libros son esencia, vehículos de la libertad y enemigos de cualquier tipo de fundamentalismo”.

Recordó que la pandemia causó cierre de librerías, cancelación de contratos y lanzamientos aplazados y por eso la Feria buscará contribuir a aliviar la situación con lo mejor que sabe hacer: vincular a los agentes que hacen posible el libro en una gran celebración de las letras el pensamiento y la cultura.

El Rector General de la UdeG, Ricardo Villanueva Lomelí, dijo que esta feria está dedicada también a los héroes médicos que atienden a las víctimas de la pandemia del COVID-19. Explicó que en las próximas ediciones de la FIL, se podrá duplicar el número de asistentes y espectadores gracias a las herramientas digitales.

“Hace unos días, respecto el debate sobre el espíritu crítico de esta feria, leí un artículo del editor Luis Jorge Arnau, en el que empezaba diciendo: ‘Ando entre encanijado y desilusionado por ciertos comentarios presidenciales, ahora contra la Feria del Libro de Guadalajara’. Yo le diría a Don Jorge, después de haber leído cientos de comentarios similares, que cuando alguien critique la FIL, no hay que enojarse ni desilusionarse, simplemente la FIL se defendió solita, y así, enfilados todos, la defendieron ustedes, gracias por todo su apoyo y su solidaridad. Bienvenidos a la FIL donde desde hace 34 años se vale criticar”.

Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, reiteró que había expectación por la forma en que la FIL se realizaría este año.

El gobernador Enrique Alfaro Ramírez dijo que Jalisco está orgulloso de la Feria Internacional del Libro. Calificó a la literatura como un acto de emancipación.

“Los libros hacen que las mentiras tengan fecha de caducidad, dentro de ellos yacen las ideas que pueden derrumbar el engaño y eso enfurece a los totalitarios, a los identitarios a los fundamentalistas que quieren abrir las heridas de un pasado que no duele para convertir el odio de las personas en capital político. Cuando los liberales que pretenden reconstruir a la nación con guías morales le dicen a la FIL conservadora, lo único que hay que hacer es sonreír con lo ridículo”.

La escritora portuguesa Lidia Jorge, quien recibió el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, dirigió un mensaje virtual.

“Y esas serían las palabras que yo misma hubiera querido pronunciar en persona, cerca de las interminables filas de jóvenes que nos visitan como en ningún otro lugar de la tierra, la Feria del Libro de Guadalajara”. 

Las actividades se transmitirán a través de los canales públicos nacionales e internacionales, por supuesto, Canal 44 de la Universidad de Guadalajara. También se transmitirá en redes sociales.

Julio Ríos