Fotografía: Ignacio Pérez Vega.
Guadalajara, Jalisco.

Todas las promesas que hizo el gobernador Enrique Alfaro Ramírez en 2019 en el jardín de San Sebastián Analco, ante lesionados de las explosiones del 22 de abril, han sido incumplidas por el funcionario.

Ese fue el reclamo que hizo Lilia Ruiz Chávez, presidenta de 22 de Abril en Guadalajara A.C., quien en la plaza de Armas enumeró los compromisos que se quedaron en el papel, entre ellos el de garantizarles el derecho a una pensión suficiente y digna, pues el fondo se está quedando sin dinero.

Uno de los principales problemas que enfrentan desde hace algunos meses es la falta de una atención médica con accesibilidad a medicamentos, a especialistas, a operaciones y a aparatos ortopédicos en el Hospital General de Occidente.

Lilia Ruiz dijo que este Gobierno “ha sido el peor” desde que en 2000 se creó el Fideicomiso de Apoyo a la Seguridad Social, pues ni siquiera las medicinas les entregan en forma completa.

“Que se ponga las pilas y que cumpla lo que había dicho que cumpliría el gobernador. Esto es, resolver todos los pendientes que quedan, pero que no nos friegue de la forma en que lo están haciendo, retrocediendo en la atención médica, porque ahora con él como nunca antes de las administraciones anteriores, ya nos quitaron los servicios subrogados fuera del hospital, ya nos quitaron los aparatos ortopédicos. No tenemos más que la consulta, sí, pero la receta no nos alivia, los medicamentos nos los dan incompletos”, se quejó.

Lilia Ruiz dijo que es lamentable que, año tras año, hoy a punto de cumplirse el 30 aniversario de las explosiones, tengan que salir los afectados a las calles a exigir el derecho a su salud.

La representante expuso que el Gobierno de Jalisco y el Ayuntamiento de Guadalajara deben “capitalizar” el Fondo de Apoyo a la Seguridad Social, de donde sale el dinero para la atención médica, para los gastos funerarios cuando algún lesionado muere y el pago de la pensión mensual equivalente a tres salarios mínimos (15 mil 765 pesos).

“Yo siento que debiera darles vergüenza a ellos, porque algunas personas dicen ‘qué no les da vergüenza hacer esto’. No, a nosotros no, a quien debiera darles vergüenza es a los funcionarios, a los que tienen que resolverlo. A nosotros lo que nos da es coraje, es tristeza de ver que nada pasa. La esperanza que nosotros teníamos ya nos la mataron. Ya no nos queda nada y el Gobierno, bien, gracias”, subrayó.

El próximo 22 de abril, cuando se van a cumplir 30 años del estallido de más de ocho kilómetros de calles y la muerte de 225 personas, la asociación 22 de Abril en Guadalajara realizará una misa a las 10 de la mañana en el templo de San Sebastián de Analco y a las 11.30, un acto en recuerdo de las víctimas de la tragedia del Sector Reforma, junto al monumento Estela contra el Olvido.

Los lesionados señalan que ahora lo que les queda para recibir justicia es acudir ante organismos internacionales de derechos humanos.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here