Autlán de la Grana, Jalisco.

Transcurrieron 40 años para que el artista plástico, Luis Javier Rubio Núñez, consolidara su técnica original “Rubio barro sobre barro”.

El artista autlense recuerda que fue durante esas idas y venidas de Autlán a Guadalajara, amenizadas por los paisajes que ofrece esta región, cuando pensó en pintar con barro, al advertir que este material, disponible en la naturaleza, presenta un amplio espectro de colores, o al menos los suficientes para pintar con él.

Plasmar sus obras con este material implicó innovar. Desde el bastidor, el lienzo, la selección y aplicación del material, explicó Javier Rubio durante la inauguración de su exposición “Aotli-tlan en el arte pictórico” exhibida en el Museo y Centro Regional de las Artes, dentro del marco de actividades para conmemorar el décimo aniversario de este centro cultural.

“Tuve que armar el bastidor de manera de que me sirviera para el marco. Ya que armé el diseño, entonces viene lo bueno, que es el material donde se va pintar. La superficie tiene que reunir ciertos requisitos: que no agriete, que el poro selle pero que transpire y que no guarde humedad, que cualquier humedad la repela. Le agregué, para que haga amarre, un zacate especial que le llaman ‘cola de zorra’, lleva su procedimiento para que quede totalmente liso”.

Por la naturaleza de los materiales empleados, las obras de Javier Rubio concebidas con esta técnica presentan una apariencia antigua y de tonalidades sepia. Sobre la durabilidad de los colores, Javier Rubio dijo que él no altera ninguna parte de su composición química, únicamente cambia el barro de lugar.

“Si ese material lo encontramos en la naturaleza por miles de años, yo lo que hice fue nada más extraer ese barro y cambiarlo de lugar. No he alterado ninguna parte de su composición química, lo estoy cambiando de lugar. Un detalle que he observado cuando hago una obra en este material, siento que me transmite una energía, yo deduzco que es porque estoy usando las mismas energías de lo que es la base y el color que utilizo para hacer la obra. Es algo que se siente cuando se está realizando, se está pintando”

Javier Rubio, quien desde hace 50 años se dedica al arte, concluyó su mensaje diciendo que, si no hay arte y cultura, entonces hay salvajismo, y para el ser humano le es mejor estar muerto, que vivir como un salvaje.

Antonio Díaz