Fotografía: FICG.
Guadalajara, Jalisco.

Dirigir cine ha cambiado a lo largo de los años, pero lo que no cambia es el poder del guion. “El guionismo es la moneda de cambio de Hollywood“, señaló Scott Derrickson, en su Master Class: Creating worlds from darkness: a journey through horror and fantastic cinema filmmaking en la edición 37 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Decenas de jóvenes se dieron cita para escuchar al cineasta que se encuentra en el festival para la proyección de su último filme “The Black Phone” que llegará a cines de México el 23 de junio.

Durante la ponencia, Scott habló acerca de cómo fue la conformación del elenco y la dirección de la misma.

“Estuvimos buscando en todo el país. Buscamos gente en las preparatorias y hablamos con las agencias grandes de Nueva York y de Los Ángeles y vi cientos de cintas de audiciones de chicos. Madeleine McGraw, que representa el papel de Gwen Shaw en la cinta, fue más fácil porque vi su cinta, me la dio el director de reparto, tenía una escena con policías y la verdad es que quedó exactamente igual, ahí vi que ella entendía el personaje”.

La cinta toma como referencias la antología de libros “20th Century Ghosts” de Joe Hill, hijo de Stephen King, los cuales Scott leyó hace 20 años, por lo cual la idea de rodar la película estuvo en la cabeza del cineasta por muchos años.

Como una catarsis, define la filmación del largometraje, pues con ella dejó salir cosas que traía cargando desde niño y aunque  se vio interrumpido por la pandemia, la ejecución de la misma se dio de forma orgánica.

En “The Black Phone”, así como en sus trabajos anteriores, el director deja ver su amor y respeto por la música de Pink Floyd.

“En Black Phone, no teníamos el presupuesto para el álbum de The Dark Side of the Moon, les ofrecimos lo que teníamos y dijeron que sí. Han sido maravillosos conmigo”.

Héctor Navarro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here