Fotografía: Elizabeth Ortiz.
Guadalajara, Jalisco.

Cuando te advierten que no debes tomar antibióticos en exceso, los especialistas se refieren a un alto riesgo que existe de resistencia antimicrobiana, lo cual ya era un problema antes de la llegada del COVID-19. Ya con la pandemia, el problema aumentó a tal punto que 40% de las muertes se debió a una coinfección de COVID-19 y bacterias, explicó el profesor de microbiología clínica y antimicrobianos en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Germán Esparza Sánchez.

El especialista dio la conferencia magistral “Casos interactivos en resistencia antimicrobiana” en el XXIII Congreso Internacional Avances en Medicina, que se lleva a cabo en el Conjunto de Artes Escénicas Santander. Tras su participación en el encuentro médico, explicó la relación que hubo entre COVID-19 y las bacterias en los hospitales.

“Cómo influyó la pandemia entonces en los antimicrobianos, principalmente en dos cosas, uno: todo el mundo estaba dedicado al Covid, todo mundo aislaba a los pacientes con COVID-19 y los pacientes con bacterias resistentes estaban en contacto unos con otros y se transmitían esas bacterias. Adicionalmente, al inicio, y todos lo entendemos, era por el miedo de los trabajadores de la salud a contagiarse, el uso de esos vestidos, esos elementos de seguridad de manera exagerada. Usted recuerda los trajes que se utilizaron, hacían que ellos vieran varios pacientes con el mismo traje, no se cambiaban y de esa manera la bacteria iba pasando de un paciente al otro”.

El otro problema fue el uso indiscriminado de antibióticos en la pandemia. Por ejemplo, hubo pacientes que tenían fiebre, llegaban al servicio de emergencias e inmediatamente le colocaban un antibiótico que muchas veces no se necesitaba. Entonces, la resistencia antimicrobiana es una pandemia dentro de otra pandemia, que es más silenciosa y mediática, así que hubo pacientes hospitalizados con COVID-19 que tuvieron mucho tiempo ventilados con el tubo, llegó una bacteria y les dio la “estocada final”.

Es decir que hubo quienes se infectaron por COVID-19, pero no murieron por este virus, sino por una bacteria.

“Hay una bacteria que se llama clepsiela; hay otra bacteria que se llama seudomonas y en ese grupo de bacterias se ha visto que el paciente llega, se hospitalizaba por Covid, pasaban unos días ventilado, adquiere esa bacteria y esa es la bacteria que termina causando la infección más severa y termina matando al paciente. Entonces es una coinfección. El virus del Covid predispone al paciente, lo vuelve más vulnerable para que llegue la bacteria y le dé la estocada final y definitivamente el paciente tenga un mal desenlace”.

“Es una estadística que varía por regiones, pero en general en todo el mundo, más del 40% los pacientes, se sobreinfectaron y fue lo que llevó a la muerte a muchos de ellos”.

Así como aprendiste a protegerte contra COVID-19, ahora tienes que:

-Lavarte las manos.
-Consumir antibióticos solo cuando es necesario (tiempo y dosis indicada).
-No compartir los medicamentos, no “prestes” medicamentos que te sobren.
-Verifica el manejo de la luz, humedad y temperatura.
-Ojo con las mascotas: no hay que usar antibióticos de humanos para ellas.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here