David Gómez-Álvarez
Fotografía: UdeG / Archivo
Guadalajara, Jalisco.

Los miembros del Comité de Participación Social (CPS) del Sistema Estatal Anticorrupción de Jalisco repudian lo que calificaron de “campañas difamatorias y los ataques a los integrantes de este comité” particularmente contra David Gómez Álvarez, a quien algunas diputadas y medios de comunicación acusan de violencia de género, situación que ha sido desmentida por su ex esposa

El comunicado enviado a los periodistas señala lo siguiente:

“Cualquier ataque contra uno de los integrantes del CPS por haber cumplido su función es atentado contra el Comité, por lo que exigimos el cese inmediato de las hostilidades. El trabajo del CPS habla por sí mismo. Ahí están los resultados, a la vista de todos y bajo el escrutinio permanente de la opinión pública. El CPS cuenta con amplio respaldo ciudadano, que acredita el cumplimiento de su función social y pública”.

Y agregan:

“El CPS tiene un mandato constitucional que, entre otras atribuciones, le obliga a observar y, en su caso, participar en la evaluación de los aspirantes a diversos cargos públicos en los procesos de designaciones públicas. El CPS no es un adversario político, sino un contrapeso democrático previsto en nuestra Constitución. La arquitectura institucional del Sistema Estatal Anticorrupción faculta al CPS para actuar en distintos ámbitos que coadyuven al control de la corrupción en Jalisco”.

Concluyen que “el CPS tiene la disposición de trabajar en conjunto tanto con el Congreso del Estado como con el Gobierno de Jalisco en los próximos procesos de designaciones públicas, sobre la base de reglas claras y acuerdos de mutuo respeto. Para consolidar el mejor sistema estatal anticorrupción del país, en el CPS estamos convencidos de que la mejor forma de avanzar en por medio del entendimiento y la colaboración con todos los actores del estado. Está en el interés de todos lograr que Jalisco sea un referente nacional en rendición de cuentas”.

Imagen: Cortesía
Julio Ríos