Cortina de la Presa El Zapotillo se impone ante un Río Verde que corre a cuentagotas

Juan Guillermo Márquez, presidente del Observatorio Ciudadano del Agua, sostiene que para llenar la presa de El Zapotillo se necesitarían 50 años

0
413
Guadalajara, Jalisco.

Por brechas y caminos que bordean cerros y ante la imposibilidad de tener acceso para llegar a la cortina de la presa El Zapotillo, fue posible ubicarse en una loma desde donde se aprecia de frente la estructura de concreto.

La cortina quedó en 79 metros con 80 centímetros, a 20 de alcanzar los 80 metros que contenía el proyecto original. Aquí fue posible percatarse del escaso volumen de agua que atraviesan los canales por donde se permite que fluya el Río Verde.

Para Juan Guillermo Márquez, presidente del Observatorio Ciudadano del Agua, es fiel reflejo de la escasa agua que hay en la región donde ya cayeron tormentas y ha llovido dos semanas y el agua que llega a este sitio es muy escasa. De seguir esta tendencia, Juan Guillermo Márquez sostiene que para llenar la presa de El Zapotillo se necesitarían 50 años.

El presidente del Observatorio Ciudadano del Agua denuncia además, que aunque hay un amparo que impide que continúen los trabajos del proyecto, construyeron la subestación eléctrica que utilizarían para bombear el agua a León, Guanajuato, a través del acueducto, lo que significa un desacato.

En la presa Elías González Chávez o Calderón en Tepatitlán, el panorama es desolador. Aunque fue construida para almacenar 82 millones de metros cúbicos, apenas una franja de agua se extiende por el vaso casi vacío.

Aquí, Juan Guillermo Márquez, presidente del Observatorio Ciudadano del Agua, denuncia que esta crisis fue artificial para empujar al proyecto de El Zapotillo.

De acuerdo con Juan Guillermo Márquez, la presa sobre el Río Verde debería quedar en 60 metros y sin un litro de agua para León, Guanajuato.

A lo largo de este trabajo, Señal Informativa encontró que el Río Verde, podría no ser la solución mágica de abasto de agua para la Zona Metropolitana de Guadalajara y la ciudad de León, Guanajuato.

Al menos no lo es a partir de los estudios que hablan de un río que corre todo el año, pero que en realidad, es un afluente que revive en cada temporal y que en algunos tramos, puede cruzarse mansa y pacíficamente caminando.

Encuentra la historia completa aquí: Tras la huella del Río Verde

Carlos Martínez Macías
Últimas entradas de Carlos Martínez Macías (ver todo)