Policías bajo ataque | Parte 1

Los policías en Jalisco, son tan vulnerables y víctimas de la delincuencia, como el resto de los jaliscienses. Tan es así que en tres años sus enemigos les han atacado hasta en 306 ocasiones.

0
10
Guadalajara, Jalisco.

Las corporaciones policiacas en Jalisco, infiltradas y vulnerables 

Los policías en Jalisco, son tan vulnerables y víctimas de la delincuencia, como el resto de los jaliscienses. Tan es así que en tres años sus enemigos les han atacado hasta en 306 ocasiones, una vez cada 3 días y medio, en promedio.

Son los números de un combate desigual con la delincuencia, donde el policía, el investigador o el agente del Ministerio Público, ya no caen en el cumplimiento de su deber.

Los cazan incluso en sus hogares, junto a sus esposas e hijos, sin importar los llamados “daños colaterales”. Ellos están haciendo su trabajo, el crimen organizado lo convirtió ya “en un asunto personal”.

Portar un uniforme y viajar en unidades con logos oficiales hoy los convierte en uno de los sectores más vulnerables del Estado. Así lo explica el catedrático e investigador Alfonso Partida Caballero:

“La cuestión de la inseguridad es un fenómeno, el más preocupante para las familias para los ciudadanos y justamente tienen que ver también con ese ese rebase que tienen los policías o los cuerpos de seguridad por parte de la delincuencia, no nada más de la delincuencia organizada, sino a veces de la delincuencia vulgar, de la delincuencia que te roba la casa de la delincuencia, que te asalta en la calle”.

El investigador e integrante del Observatorio de Seguridad, Partida Caballero también agregó que:

“Esto esto se debe también a la falta de de profesionalismo de los mismos y de la actualización que se debe de tener con estos cuerpos, porque resulta que ahora una sola persona que es el gobernador dice lo que se tiene que hacer sin que este este individuo, por muy alta que sea su jerarquía, pues no es un especialista en seguridad pública no es un especialista en policiología, tampoco es un especialista en procuración de justicia, pero es el que marca la línea, es el que marca los los pasos cuando la justicia o la seguridad debe debe de dejarse en manos de los de los especialistas”.

-Derechos Humanos, victimzación y re-victimación-

El hecho se ha vuelto un tema de Derechos Humanos. La Unidad de Análisis y Contexto de la propia Comisión Estatal ha reunido las cifras donde resalta la fragilidad de los policías en Jalisco y de sus familias, un proceso de victimización y re-victimización de ellos.

Así han documentado, que desde el primero de enero de 2019 a la fecha se han suscitado un total de 306 ataques a servidores públicos de la seguridad.

A los hombres de la placa y el uniforme, les perdieron el respeto…..pero hay que devolvérselo y con determinación aún se puede. Partida Caballero puso como ejemplo lo que ocurrió recientemente con unos elementos de la Marina:

“Yo nunca he escuchado al gobernador hablar de la preocupación y de lo que ha sucedido con los policías caídos, son nuestros héroes querámoslo o no”. 

 

“Entonces ellos qué pasa con sus familias, también esa es una parte importante, porque deberían de decirle al policía que lo detengan o que lo que lo priven de la vida, vamos a hacer operativos hasta detener a los que fueron”.

Alfonso Partida Caballero, recordó el “levantón” que sucedió en Puerto Vallarta:

“Cuando en Puerto Vallarta privaron de la vida, el levantón famoso de una pareja de policías federales qué fue lo que sucedió, de México mandaron a un grupo de búsqueda hasta que vinieron aquí a Guadalajara y los pusieron contra las cuerdas a todo a todo los cárteles, porque les reventaron casas, les detuvieron personas, les encontraron drogas armas y todo en una semana cuestión de que sí se puede, no es cierto que no se puede”.

Habló también sobre la impunidad que existe entorno a toda esta situación:

“Aquí hay un contubernio, un pacto de impunidad con el Cártel Jalisco Nueva Generación y hay protección del Estado mismo”.

“Es peligroso decirlo, pero alguien tiene que ponerle el cascabel al al gato, o sea, esta situación no puede ser posible que el gobernador tiene o el gobierno de Jalisco tiene casi 150 mil millones de pesos de presupuesto y anda viendo obras públicas, porque las obras dan dinero, pero la seguridad no le importa, la seguridad lo utiliza como parapeto de sus discursos para ganar votos”.

-Armas, equipo y protección-

Un factor detonante del problema es el armamentismo. Pistolas 9 milímetros o hasta calibre 40 están en manos de ladrones comunes.

Ya no se diga del crimen organizado, que portan fusiles Ak-47 o hasta Barret del calibre .50.

Los policías, en cambio, portan armas del siglo pasado e incluso de la segunda guerra mundial.

“Cuando hay una situación de confrontación, pues se ven fácilmente rebasados por el tipo de armas que ellos tienen”.

“Son armas atrasadas cuando estos estos cuerpos de protección de sicarios, traen armas de punta, no, ya traen armas hasta para tumbar helicópteros como sucedió en en vía purificación”.

Como se recordará, ese hecho dejó un saldo de 12 policías federales y militares muertos.

A lo anterior hay que sumar las condiciones en las que enfrentan a la delincuencia, donde los datos personales de los policías se filtran a la mafia. Que conoce su nombre, domicilio y hasta a los integrantes de su familia.

Mientras tanto, a muchos de los uniformados ni siquiera les permiten llevarse a su casa el arma de cargo y en cambio sus jefes son acompañados por hasta 30 escoltas.

“Parece que ellos son los que tienen toda la información de los directores de Seguridad Pública, de los elementos de Seguridad Pública saben quiénes son los que sí saben investigar, saben hacer las cosas y es sobre los primeros que puede que quieren controlar y los controlan porque imagínate van a tu casa. Hablan con tu esposa, se pasan a tu casa a su casa y le dicen oiga, eso aquí vamos a esperar a su marido. Queremos hablar con él y resulta que es el comandante”.

“Qué seguridad vamos a tener, no, la seguridad la están teniendo solamente los elementos del Estado o sea, el gobernador, el secretario de Gobierno, el secretario XYZ”

Continuó diciendo que:

“Esos sí traen 20 o 30 personas no el fiscal trae 30 personas a su disposición para su familia, pero ¿cuántos traemos los ciudadanos? O sea, vemos una patrulla cada vuelta de obispo, o sea, en tu colonia”.

Lee el especial completo aquí.

Víctor Chávez Ogazón