Invitan a llevar alimentos a la sede del INPI para personas indígenas que viven en Tlajomulco
Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

La colonia indígena “Sergio Barrios”, localizada en Cuexcomatitlán, municipio de Tlajomulco, vive una situación adversa tras de que se decretó la emergencia sanitaria, ya que más de 90% de sus habitantes se quedó sin empleo o sin el sustento diario, ya que se dedican a la venta de artesanías o son vendedores ambulantes.

Por ello, con el objetivo de recabar víveres para integrantes de la colonia indígena, se instaló un centro de acopio de alimentos en la delegación estatal del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), donde cualquier persona puede donar alimentos.

Jesús Sierra Medel, vocero de la colonia “Sergio Barrios” explicó que los alimentos se están entregando directamente a los habitantes que viven en Cuexcomatitlán, en las cercanías de la laguna de Cajititlán.

“Ante la situación de la cuarentena, se ha visto una afectación a la economía de los compañeros. La mayoría de los compañeros que habitan en la colonia son pequeños comerciantes, se dedican a vender papitas o artesanías en diferentes partes de la ciudad. Sin embargo, han acatando las medidas sanitarias respecto a no acudir a vender, no hacer hacer conglomeraciones, el no salir a vender y eso ha afectados su economía. La mayoría tienen familias con niños pequeños, con adultos mayores y por esto vimos la necesidad de generar un centro de acopio”, relató Jesús Sierra, vocero de la colonia indígena “Sergio Barrios”.

Se solicitan alimentos no perecederos como arroz, frijol, lentejas, aceite, harina, comida enlatada, así como artículos de aseo personal; papel higiénico, pasta de dientes y jabón.

El centro de acopio se ubica en avenida Alemania, casi esquina con la calle Venezuela, en la colonia Moderna. El horario para recibir alimentos es de 9:00 de la mañana a las 15.00 horas.

En la colonia “Sergio Barrios” de Cuexcomatitlán  viven 400 personas de las etnias otomí, purépecha, mixteca, wirraritari, náhuas y mazahuas, quienes se asentaron ahí hace siete años, explicó Jesús Sierra.

“Algunos son pequeños comerciantes que al no tener actualmente la oportunidad de vender, necesitan de ese apoyo. Otros son compañeros albañiles, herreros, todos están en esa situación, al final ahorita todo está parado, casi todas las ramas económicas están detenidas y los compañeros no tienen la oportunidad de tener un ingreso”, indicó  vocero colonia indígena.

La Red de Acopio Popular, conformada por diversas organizaciones sociales también instaló otro centro de acopio de alimentos en la cabecera municipal de Tonalá, en la avenida Matamoros # 331.

Las primeras despensas se entregaron a las familias necesitadas, el fin de semana anterior.

Ignacio Pérez Vega