médicos cubanos
Fotografía: EFE/ Yamil Lage POOL/ ilustrativa
Guadalajara, Jalisco.

La intención de formalizar con el gobierno cubano la contratación de 500 médicos de la isla para algunas regiones de México, no es más que una confabulación entre el gobierno mexicano y el gobierno cubano para facilitar el sustento de una economía cubana en crisis, considera el vocero Internacional del Gremio Médico Cubano Libre, Miguel Ángel Ruano, y va más allá se trata de una nueva esclavitud, una especie de trata:

“Los médicos van a recibir un salario y ese salario no se paga directamente al médico sino se paga a la corporación cubano que es la Asociación Internacional de Servicio Médico de Cuba o la comercializadora de servicios médicos que es la que recibe el salario y es la que deposita en una cuenta en Cuba el 10 % de ese salario al médico”.

Serán alrededor de 200 dólares los que le pagarán a cada médico cubano mensualmente en una cuenta en ese país, pero será convertido a su peso, que dicho sea de paso registra una enorme devaluación, actualmente para comprar un dólar se debe erogar alrededor de 120 pesos cubanos, lo que se considera es un tipo de explotación laboral, porque el médico no va a recibir por la prestación del servicio que realiza el total del salario que ha sido conveniado entre el gobierno de México y el gobierno de Cuba.

Además en los convenios del Organismo Internacional del Trabajo prohíbe la intermediación de terceros en la contratación de profesionales de la salud, esta debe ser directamente entre el profesional de la salud y la institución médica.

Y por si esto fuera poco, las delegaciones políticas que acompañan a estas brigadas médicas cubanas en el mundo les quitan el pasaporte y su identificación cubana:

“Se les retira su pasaporte y documento de identidad, osea, quedan a expensas solamente de lo que opine la misión médica porque un documento de identidad o un pasaporte no debe ser retirado bajo ninguna circunstancia es una violación flagrante del derecho universal de las personas de encontrarse identificado en el momento que sea por la ley necesario, sin embargo, los médicos cubanos en diferentes lugares del mundo tenemos pruebas de que se les retira su pasaporte y su documento de identidad”.

Pero eso no es todo, advierte el también especialista que muchos de los supuestos especialistas que estarían seleccionando en Cuba para enviarlos a México, podrían no ser especialistas capacitados, explica:

“Tiene que estar seguro el gobierno de México que recibirá médicos ¿por qué? porque, muchas de estas brigadas se constituyen por los denominados terapeutas médicos o algunos tipos de funcionarios de salud y que pueden no ser médicos, porque son formados en Cuba express. Yo fui responsable de neurorehablitación en Cuba durante muchos años y en los años 2000-2006 en Cuba formé terapeutas y especialistas express en un periodo de tres meses para prestar servicios en Venezuela cuando tenían déficit de médicos y Cuba no contaba con los suficientes médicos”.

Añade que al terminar la carrera los inducen a realizar diplomados de tan solo tres meses, en donde supuestamente los forman como instensivistas, pero nunca cursan la especialidad por lo tanto no lo son y así son presentados u ofrecidos. Y es así como llegan a los países sin saber nada de lo que dicen ser especialistas y lo que hacen en sí es llegar a aprender del país al que llegan, porque además no tienen ni conocen la tecnología médica de última generación.

Advierte que en el mundo, en las misiones médicas cubanas han muerto poco más de 100 médicos a manos de la inseguridad al ser enviados a zonas de riesgo, ya sea por el crimen organizado, por las guerrillas o pandillas como en Venezuela.

Otra grave violación de los derechos humanos que vulnera el gobierno cubano, es que si estos médicos abandonan la misión ya sea que se vayan a Estados Unidos o viajen a otro país solicitando asilo político son castigados y separados de sus familias:

“Es una trata de personas, es una esclavitud moderna, sin explicarte solamente que aquellos que puedan abandonar la misión y acceder a ser refugiados político o pedir algún tipo de residencia temporal o permanente en algún país son alejados de su familia y de sus hijos por un periodo de ocho años, estoy hablando que esta es una ley vigente en Cuba”.

Sin embargo, en algunos casos no es así, el doctor Miguel Ángel Ruano se quedó en Colombia por causas personales ya han pasado 20 años de eso y no le han permitido regresar a la isla ni siquiera para enterrar a sus padres.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here