Fotografía: Ignacio Pérez Vega

 

Guadalajara, Jalisco.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) realizó visitas a 28 asilos y casas de descanso para adultos mayores en 16 municipios y encontró que no existe un padrón actualizado de personas internas, además de que el Gobierno de Jalisco no realiza inspecciones en esos sitios.

El propósito de la Defensoría Pública es verificar que sí se protejan los derechos humanos y la integridad física y psicológica de las personas mayores.

Jazmid de la Torre Méndez, coordinadora del Área de Salud de la CEDHJ y visitadora adjunta, presentó el Informe Especial sobre la Protección de Derechos Humanos y Prevención de la Tortura de las Personas Mayores Institucionalizadas, dirigido a las secretarías de Salud y Asistencia Social, el DIF Jalisco y la Procuraduría Social.

“No se conoce con exactitud el número de personas asiladas y la información disgregada por sexo. Se modificaron las estadísticas que la propia Comisión Estatal de Derechos Humanos encontró en el censo telefónico que se hizo en octubre de 2020, ello por el número de defunciones ocurridas, por lo que se requiere una actualización en la información”, subrayó.

Un punto importante es que se debe capacitar al personal de los asilos para que conozcan los derechos de los adultos mayores y los hagan respetar, dijo Jazmid de la Torre.

“Es indispensable crear conciencia sobre el respeto y los beneficios que las personas mayores aportan a la sociedad, su derecho a la protección de su salud y al respeto que merecen. A su sabiduría y al conocimiento que aportan a la sociedad como ocurre en otras culturas”, afirmó.

Otra omisión de las autoridades de salud y de asistencia social, es que no se realizan trabajos de inspección a los asilos, según explicó la visitadora adjunta de la CEDHJ.

“Es indispensable verificar las instalaciones y servicios que prestan los asilos y casas de descanso, debido a que se encontró que, en su mayoría, no cuentan con la documentación, acreditación y autorizaciones que se requieren para su funcionamiento”, manifestó.

Una de las deficiencias que tiene el personal de los asilos, es que en caso de que sean testigos de algún acto de tortura y maltrato hacia un adulto mayor, tienen la obligación de dar visto a la Fiscalía estatal; sin embargo, todos ignoran esa disposición.
Gracias

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here