Fotografía: El Heraldo
Guadalajara, Jalisco.

El confinamiento y la posibilidad de la virtualidad, han permitido que propuestas escénicas traspasen fronteras y que sus proyectos lleguen a lugares inesperados a través de la pantalla.

Tal es el caso de la compañía hondureña Casa del Teatro Memorias, que estrenó en 2013 la obra La cita de los idiotas y que ha recorrido ciudades tanto Honduras como Nicaragua. Una comedia que contiene además un discurso de reflexión acerca del bullying entre adultos. Sobre ello habla la productora y actriz Inma López.

“Trata de un editor famoso que organiza todos los miércoles con sus amigos lo que llaman cena de idiotas, invitan a un idiota que conocen y lo llevan a la cena para reírse de ellos toda la noche. En la obra el señor Beltrán que ese miércoles tiene un dolor de lumbago, de espalda, no puede asistir a la cena y tampoco le da tiempo de avisar a la idiota que había invitado y esto le genera una serie de enredos, de situaciones trapas y un giro también en su vida”.

A raíz de la pandemia que alcanzó Latinoamérica, la Casa del Teatro Memorias cerró sus puertas, pero se mudó a la virtualidad, donde habilitaron La cena de los idiotas a través de Youtube y dio a conocer a la compañía a nivel internacional.

“La verdad es que con La cena de los idiotas nos fue muy bien en la realidad y nos ha ido muy bien en la realidad virtual también. La pusimos dos días y tuvimos como 5 mil 500 reproducciones, no sé si fueron exactamente 5 mil 500 personas las que la vieron, pero sí tuvimos y nos sorprendió muchísimo. La gente además nos comentaba que la había pasado muy bien, que le había gustado mucho. La verdad es que la obra es muy atractiva y además tiene mucha calidad audiovisual, tuvimos la suerte de poder grabarla bien, esa es la otra”.

Es así que esta obra llega a México a través de la plataforma www.voyalteatro.com los días sábado 18 y domingo 19 de julio. Las entradas virtuales tienen un costo de $40 pesos. Habla Inma López

“Estamos intentando poner nuestro trabajo, presentarle la máxima calidad a nuestro trabajo, e intentar convencerles que la gente puede ver teatro, se puede divertir, se puede entretener y que es una alternativa digamos al cine, al Netflix, etc. Entonces creo que este camino es complicado, es difícil, hay que tener paciencia, hacerlo poco a poco y pues es lo que nos toca. No sabemos si vamos a poder aguantar, no sabemos hasta donde vamos a poder llegar con el tema del alquiler, es difícil con muchos gastos, pero lo estamos intentando porque por intentarlo pues efectivamente no perdemos nada”.

Alicia Preza