Guadalajara, Jalisco.

En un acto sin la presencia de público ni de medios de comunicación el alcalde de Guadalajara, Ismael del Toro Castro, atestiguó la conclusión de la remodelación de plaza Universidad, donde se invirtieron 7.5 millones de pesos.

En la emblemática plaza, donde se ubica la biblioteca iberoamericana “Octavio Paz”, el Ayuntamiento tapatío renovó el adoquín, se hizo un cambio de mobiliario, bancas y sombrillas, restitución del alumbrado y la renovación de la instalación hidráulica de la fuente. Además, el reloj que donó la ciudad de Kyoto, Japón a Guadalajara, ya está en operación.

“Este concepto de renovación de plaza Universidad, que además se suma a que en los próximos días estaremos entregando la plaza Guadalajara y la liberación del andador Pedro Moreno, para el uso de la Línea 3 del Tren Ligero. Además lo que viene de inversión en la misma calle de Pedro Moreno, para el concepto de recuperación del centro histórico que tiene como visión esta Administración, está empezando a dar los pasos ya finales, para tener el centro histórico más bonito”, explicó.

El director de Obras Públicas de Guadalajara, Francisco Ontiveros Balcázar informó que además se colocaron 75 nuevas luminarias en el Centro Histórico: en la calle Pedro Moreno, entre Federalismo y 16 de Septiembre; Pedro Loza, entre Prisciliano Sánchez y Manuel Acuña; Morelos, de Zaragoza a Pedro Loza; Zaragoza, de Hidalgo a Morelos; y la calle Santa Mónica, de Hidalgo a Juárez.

De esta forma, este jueves quedó abierta al público la plaza Universidad, donde está uno de los cruces peatonales más significativos de la ciudad y que ahora servirá de enlace entre la Línea 2 con la Línea 3 del Tren Ligero.

El alcalde Ismael del Toro afirmó que una vez que la pandemia lo permita, se hará una promoción turística del Centro Histórico de Guadalajara, para que regresen los turistas poco a poco.

Ignacio Pérez Vega