Barranca investigación
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Comuneros de la población de Ixcatán, localidad situada en la barranca y en las cercanías del río Santiago, en Zapopan, crearon el Centro de Estudios e Investigación de la Barranca (CEIBA), con el cual pretenden realizar estudios que acrediten y documenten la riqueza biocultural de la zona.

José Casillas Martínez, vocero de la Comunidad Indígena de San Francisco Ixcatlán, en Ixcatán, explicó que la idea es que se hagan investigaciones socioambientales, sobre el territorio, biodiversidad y organización y acción comunitaria.

Además, buscan que con el trabajo del CEIBA se fortalezca la lucha de los pueblos de la barranca para que se regeneren los ecosistemas, así como el río Santiago y sus afluentes, afectados por los basureros y los nuevos fraccionamientos que descargan sus aguas sucias en el río Blanco y arroyo La Soledad, que luego van a dar al río Santiago.

El 31 de enero la asamblea de comuneros aprobó crear el Centro de Estudios e Investigación de la Barranca (CEIBA) y asignarle en terreno mínimo de tres mil metros para que tenga ahí su sede.

“Tiene como propósito central el potenciar la riqueza biocultural que hay en la zona, además de proteger lo que nos queda y pelear por la restitución de los daños ocasionados por la contaminación al río Santiago y a los ríos afluentes que le alimentan y seguir peleando en contra de los basureros metropolitanos de Picachos y Hasar´s”, explicó.

El CEIBA será administrado por un Consejo conformado por cinco personas de la comunidad, el director del Centro de investigación y se hizo una invitación abierta para que se integren representantes de universidades e institutos de investigación, entre ellos la Universidad de Guadalajara (UdeG), el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ) o el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), con sede en Zapopan.

“Agradecemos mucho lo que se pueda hacer al respecto, a los institutos de investigación científica y a las universidades y escuelas que están interesadas en el proyecto que hoy estamos desarrollando por parte de la comunidad indígena de San Francisco de Ixcatlán, en el municipio de Zapopan, Jalisco”, indicó.

La barranca del río Santiago es un área natural protegida asentada en los municipios de Guadalajara, Zapopan e Ixtlahuacán del Río, sin embargo, enfrenta peligros por la contaminación que genera el Área Metropolitana de Guadalajara.

Ignacio Pérez Vega