Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Todos los candidatos a alcaldes de Guadalajara, a excepción del aspirante de Movimiento Ciudadano (MC), Pablo Lemus Navarro, firmaron un compromiso que incluye diez puntos para atender los principales problemas que enfrenta el mercado más grande de América Latina: el mercado “Libertad”, conocido popularmente como San Juan de Dios.

Salvador Sáenz, comerciante del mercado municipal, localizado en Javier Mina y Cabañas, dijo que tienen “mucho miedo” de perder la certeza legal sobre la posesión los puestos comerciales en los que trabajan.

Algunos de los puntos que piden los comerciantes a quien vaya asumir el puesto de próximo presidente municipal son entre otros la realización de un estudio jurídico que devuelva la certeza legal a los locatarios sobre la posesión de su patrimonio.

Proponen que se haga una unidad administrativa, donde antes funcionó la guardería.

“Construcción y adecuación de la zona oriente del mercado: contar con una unidad administrativa municipal, para que la gente que venga a hacer pagos, puedan ser clientes cautivos. La zona que me refiero es en el oriente del mercado, donde era la guardería, donde era el kínder y que está sin uso, está subutilizada y que en algún momento, algunos vivales de cierto partido, quisieron vender los espacios al mejor postor”, expresó.

Los locatarios tienen también ideas innovadoras, como colocar paneles solares para generar la energía que requiere el mercado, e incluso que se habilite una zona con internet libre en el patio central.

“Sexto: Limpieza y mantenimiento a fondo que evite el deterioro del edificio. Séptimo: Estudio y planeación para ver si es posible la instalación de paneles solares que beneficiarían a los locatarios. La Central de Abastos de la ciudad de México ya lo hizo, o sea que ya se puede, sí se puede”, dijo.

También proponen reparar el sonido local para que puedan darse avisos en todos los rincones del mercado y que regresen tres módulos de seguridad que ya había en el mercado, ya que actualmente, hay nula presencia de policías, lo que facilita la existencia de robos y asaltos.

El mercado “Libertad” cuenta con tres mil locales y ahí se venden desde huaraches y frutas, hasta comida tradicional, dulces, sombreros y artesanías.

Ignacio Pérez Vega