Fotografía: María Ramírez Blanco.
Guadalajara, Jalisco

Comerciantes del mercado San Juan de Dios relataron que la lluvia del viernes anterior provocó inundaciones, ya que el viento arrancó las lonas provisionales que se pusieron en el techo, luego de que los domos resultaron quemados con el incendio del pasado 31 de marzo.

En la planta baja del mercado, donde se localizan los puestos donde venden artesanías, artículos de piel y ropa deportiva, el agua ingresó desde el techo, lo que dañó alguna mercancía, explicó Guillermo de Alba, propietario del local “Socios”, donde venden chamarras de piel, carteras y artesanías diversas.

El agua también afectó a los locatarios del primer piso.

Los propios comerciantes y los clientes subieron a redes sociales diversos videos donde se observa la inundación al interior del mercado.

“Mire, aquí nos llovió porque tenemos destapado arriba y nos cayó toda la tormenta aquí. Tuvimos que destapar los caños para barrer el agua. Se inundó aquí adentro, se dañó parte de la mercancía. Pusieron lonas, pero con el viento se las llevó y entró el agua. Eso esperamos que ya lo hayan corregido”, relató.

Tras la primera tormenta, personal del Ayuntamiento de Guadalajara colocó tablas de triplay para que no se repita la filtración de agua desde el techo.

Salvador Sáenz, propietario de Las Tortas Lokas, expresó que ojalá que las tablas puedan contener las próximas lluvias.

“Se puso un plástico muy débil que, en el primer ventarrón, volaron. Y eso dejó a los compañeros que están en la parte baja y en la parte media como si estuvieran en la calle, porque ahí entró el agua a raudales. Le pusieron otra vez en forma momentánea unas protecciones de triplay. Esperemos que dure un poquito más que los plásticos, porque tengo entendido que la constructora que tiene a cargo la obra está haciendo el pedido de este material, que es de importación, y no ha llegado”, explicó.

Los comerciantes reubicados por el incendio que venden sobre el arroyo de la calle, junto a la estación San Juan de Dios del Tren Ligero. También la pasaron mal con la lluvia con fuertes vientos.

“Sí, por el viento. Se cayó varia ropa y hubo mojadero e inundación, porque es donde baja el agua, llega aquí y se estanca. Más o menos se afectó algo de ropa. También en otros locales, por Obregón”, dijo.

Juana Ramos, propietaria de la Yerbería La Nacional, quien tiene 35 años como comerciante en San Juan de Dios, también sufrió los estragos de la lluvia.

“No (hubo tanta afectación), porque luego-luego tapamos también. El agua subió a la mitad del machuelo, estuvo fuerte, pero no. Creo que desazolvaron las bocas de tormenta y no se subió mucho el agua, esperamos que sí les hayan limpiado. Eso sí, el airecito nos hizo tumbadero. Somos primerizos y nos agarró desprevenidos. Les pedimos que destapen las alcantarillas para que no se nos vaya a inundar (de nuevo)”, precisó Juana Ramos, propietaria de Yerbería “La Nacional”.

Los comerciantes expresaron su confianza en el Ayuntamiento de Guadalajara para que tomen las medidas de seguridad necesarias y que no se repita una nueva inundación.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here