Fotografía: Acnur
Adís Abeba, Etiopía.

Cinco personas fueron asesinadas y cinco mujeres terminaron secuestradas en un ataque perpetrado a principios de febrero en un campo de refugiados eritreos en la región de Afar, en el norte de Etiopía, anunció el viernes la ONU.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) dio detalles sobre este ataque, ocurrido el 3 de febrero, tras haber reunido testimonios de supervivientes, que huyeron del campo de Barahle, cerca de la región del Tigré.

Según los refugiados, “hombres armados entraron en el campo el 3 de febrero, robaron sus bienes y ocuparon sus casas”.

ACNUR subraya que “al menos cinco refugiados murieron y varias mujeres fueron raptadas”.

Esta agencia de la ONU no da detalles sobre la identidad de los agresores, pero testigos que la AFP encontró en la región de Afar señalaron al Frente de Liberación del Pueblo del Tigré (TPLF, según sus siglas en inglés), que controla gran parte de la zona y desde hace meses se enfrenta con las fuerzas gubernamentales etíopes.

Las autoridades locales también acusaron al TPLF, pero estas informaciones no pudieron ser verificadas de manera independiente.

Más de 100 mil refugiados eritreos viven en Etiopía, en campos que han sido a menudo objetivos de ataques.

La ONG Human Rights Watch afirmó en un informe reciente que refugiados eritreos fueron ejecutados y violados y denunció “evidentes crímenes de guerra”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here