Secretaría de Medio Ambiente
Fotografía: EFE/Sáshenka Gutiérrez/Archivo
Ciudad de México, México. 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó este miércoles a María Luisa Albores como nueva secretaria de Medio Ambiente en sustitución de Víctor Manuel Toledo, quien renunció “por motivos de salud” tras semanas de polémica por la filtración de un audio suyo crítico con el Gobierno.

Estás son las claves del relevo en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que ha acabado con “el ambientalista más culto del país”, en palabras del presidente, fuera de la política.

1. Una silla caliente

María Luisa Albores, hasta ahora secretaria de Bienestar, será la tercera persona en ocupar la dependencia medioambiental en menos de dos años de administración.

Toledo estuvo 15 meses en el cargo, después de haber sustituido a mediados de 2019 a Josefa González-Blanco. González-Blanco presentó su renuncia por retrasar un vuelo comercial hasta que ella pudiera subirse al avión.

La renuncia de Toledo, confirmó él mismo en un video junto al presidente y su sustituta, está “exenta de toda situación política” y se debe a su edad (74 años), a “la amenaza de la pandemia” y a una “cardiopatía de más de una década”.

2. Un perfil académico 

Víctor Manuel Toledo, pese a su reconocida carrera como biólogo y ambientalista, nunca había ocupado un cargo de servicio público. Doctor por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde ejerce como investigador, el ya exsecretario se define a sí mismo en Twitter como “ecólogo, poeta y ensayista”.

“No todos estamos hechos para resistir presiones”, dijo este miércoles López Obrador, quien atribuyó la renuncia a que Toledo “está mal de salud” y no al audio crítico filtrado el pasado 5 de agosto.

La nueva secretaria, María Luisa Albores, es un perfil más político: para asumir el cargo en la Semarnat deberá abandonar la titularidad de la Secretaría del Bienestar, desde donde articulaba el icónico programa de reforestación “Sembrando Vida”.

3. La prohibición del maíz transgénico y el glifosato 

Toledo, en su video de despedida junto al presidente, calificó como un “parteaguas” la prohibición del maíz transgénico y la prohibición gradual del pesticida glifosato que el Gobierno formalizará en los próximos días y que se fraguaron bajo su batuta.

Ambas prohibiciones costaron al ya exsecretario un enfrentamiento con los empresarios agroindustriales y con la asociación privada agrícola más importante de México, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

El presidente del CNA, Bosco de la Vega, calificó esta semana al glifosato, prohibido ya en muchos países por la posibilidad de que sea cancerígeno y que dejará de existir en México en 2024, como “una herramienta indispensable para controlar las malas hierbas”.

4. La marginación de las energías limpias 

En los últimos meses, el Gobierno ha tomado varias medidas para favorecer las empresas estatales de energía Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), en detrimento de las energías renovables.

Toledo, en el audio filtrado un mes atrás, criticaba a la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, y la falta de apoyo del Ejecutivo a la Semarnat.

“No tenemos a la Sener, porque también hay diferencias con la secretaria Rocío Nahle. Entonces, a lo que quiero llegar, es que estamos haciendo un esfuerzo desde Semarnat, pero no estamos en un Gobierno totalmente de lado nuestro”, denunciaba en esa grabación el ambientalista.

5. Presiones de miembros del gabinete 

Toledo, además de criticar a Nahle, se quejaba en el audio de las diferencias y las presiones recibidas por parte de la Secretaría de Agricultura, de la titular de Gobernación y especialmente del jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

“Es el operador principal para bloquear todo lo que efectivamente sea, digamos, en la línea de lo ambiental, de la transición energética, de la agroecología, todo el tiempo”, lamentaba sobre este último.

En cuanto a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, Toledo lamentaba que estuviera reuniendo influencias en favor de la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali, revocada finalmente en consulta popular por su gran consumo de agua.