Imagen: Bill Saxton, NRAO/AUI/NSF
Guadalajara, Jalisco.

Utilizando la “visión” de radio súper nítida del Very Long Baseline Array (VLBA) de la National Science Foundation, científicos mexicanos descubrieron un exoplaneta del tamaño de Saturno que orbita cerca de una estrella pequeña y fría a unos 35 años luz de la Tierra.

Los resultados del estudio fueron publicados el 4 de agosto en The Astronomical Journal, con el artículo “An Astrometric Planetary Companion Candidate to the M9 Dwarf TVLM 513–46546” en el que participaron los científicos mexicanos Salvador Curiel Ramírez del Instituto de Astronomía de la UNAM, quien lideró el proyecto, junto con Rosa Martha Torres López astrónoma y académica de CUTonalá de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

El descubrimiento de este planeta extrasolar es el primero que se hace con un radiotelescopio utilizando una técnica que requiere mediciones extremadamente precisas sobre la posición de una estrella en el cielo, y solo el segundo descubrimiento de un planeta para esa técnica y para radiotelescopios.

Durante un año y medio a mediados de 2018, los astrónomos descubrieron una estrella enana y fría con menos de una décima parte de la masa de nuestro Sol, llamada TVLM 513–46546.

Salvador Curiel Ramírez explicó que este avance astronómico requirió un telescopio diseñado para recibir este tipo de onda, que es equivalente a los telescopios ópticos con la diferencia de que perciben longitudes de onda mucho mayores:

“Estos telescopios suelen ser muy grandes; pueden medir 25, 50 o 100 metros, es decir, son gigantes”.

El Instrumento utilizado por los científicos está compuesto de 10 antenas distribuidas a lo largo de todo el territorio estadounidense, incluyendo Hawai y las Islas Vírgenes.

“El hecho de que las antenas estén separadas entre sí nos permite ver estructuras muy pequeñas; eso es algo requerido para este tipo de estudio” lo cual permite conocer más detalles sobre el fenómeno, dijo el científico al diario el Universal.

Por su parte la académica indicó para la Gaceta de la UdeG que los 10 radiotelescopios realizaron 27 observaciones durante casi 200 horas, hasta dar con el nuevo planeta. “Cada telescopio apuntó al mismo tiempo a la estrella enana roja TVLM 513-46546 y se reunieron las señales en una sola; todos los telescopios trabajan en conjunto como si fuera una antena de gran tamaño. No son telescopios con lentes, sino antenas con plato”, explicó.

Los científicos destacaron la importancia de estos proyectos científicos y la participación de más mexicanos en ellos, pues aunque sea un país con pocos científicos en comparación con otras naciones, pero este tipo de proyectos ayuda al desarrollo de los investigadores del país.

Checa el artículo completo aquí: https://iopscience.iop.org/article/10.3847/1538-3881/ab9e6e

Elena Castolo Sánchez

Elena Castolo Sánchez

Licenciada en Comunicación Pública con es­pe­cia­li­za­ción en In­ves­ti­ga­ción, reali­zó estancia de investigación en La Salle Bajio. Participó en los cursos Bab­son Build for Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra en Bos­ton y el Scien­ce and In­no­va­tion Camp en Ca­li­for­nia. Aman­te de la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Trabajó para el Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano.
Elena Castolo Sánchez