proteína
Imagen: DW
Reino Uni­do, Gran Bretaña.

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do) han des­cu­bier­to que una pro­teí­na pue­de uti­li­zar­se como mar­ca­dor ce­re­bral para in­di­car si los re­cuer­dos emo­cio­na­les pue­den mo­di­fi­car­se u ol­vi­dar­se.

Se tra­ta de un es­tu­dio en ra­to­nes, pero los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran que los ha­llaz­gos per­mi­tan, con el tiem­po, que las per­so­nas que su­fren Tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co (TEPT) vuel­van a lle­var una vida más equi­li­bra­da.

Re­cuer­dos mo­di­fi­ca­bles: una ven­ta­na a tra­ta­mien­tos de TEPT

Los cien­tí­fi­cos tie­nen co­no­ci­mien­to de que los re­cuer­dos a lar­go pla­zo pue­den di­vi­dir­se, a gran­des ras­gos, en dos ti­pos: la me­mo­ria ba­sa­da en he­chos, en la que po­de­mos re­cor­dar co­sas como nom­bres, lu­ga­res, acon­te­ci­mien­tos, etc., y una es­pe­cie de me­mo­ria ins­tin­ti­va en la que re­cor­da­mos co­sas como emo­cio­nes y ha­bi­li­da­des.

De esta for­ma, los cien­tí­fi­cos han lle­ga­do a creer que es­tos re­cuer­dos emo­cio­na­les pue­den mo­di­fi­car­se, lo que qui­zá per­mi­ta tra­tar el trau­ma sub­ya­cen­te al TEPT.

En 2004, un tra­ba­jo pio­ne­ro rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos de Nue­va York de­mos­tró que si se tra­ta­ba a los ani­ma­les con pro­pra­no­lol, esto les per­mi­tía ol­vi­dar un trau­ma pre­via­men­te al­ma­ce­na­do en sus me­mo­rias.

Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos han sido a ve­ces di­fí­ci­les de re­pro­du­cir, lo que ha lle­va­do a du­dar de si los re­cuer­dos eran mo­di­fi­ca­bles en ab­so­lu­to.

Aho­ra, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge han de­mos­tra­do que la pre­sen­cia de una pro­teí­na con­cre­ta, la pro­teí­na “shank“, “que ac­túa como an­da­mio para los re­cep­to­res que de­ter­mi­nan la fuer­za de las co­ne­xio­nes en­tre neu­ro­nas, de­ter­mi­na si los re­cuer­dos pue­den mo­di­fi­car­se”, in­di­có Amy Mil­ton, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del ex­pe­ri­men­to.

Así, si esta pro­teí­na se de­gra­da, los re­cuer­dos se vuel­ven mo­di­fi­ca­bles. Sin em­bar­go, si esta pro­teí­na está pre­sen­te, esto de­mues­tra que los re­cuer­dos no eran de­gra­da­bles, lo que ex­pli­ca por qué el pro­pra­no­lol no siem­pre pro­du­ce am­ne­sia.

Un paso ade­lan­te en la com­pre­sión de la me­mo­ria

Has­ta aho­ra no se sabe mu­cho so­bre el fun­cio­na­mien­to de la me­mo­ria or­gá­ni­ca. Pa­de­ci­mien­tos como el Alz­hei­mer y la de­men­cia si­guen sin te­ner cura de­bi­do a la com­ple­ji­dad del ce­re­bro hu­mano y a los re­tos que su­po­ne in­ter­pre­tar sus ma­qui­na­cio­nes.

En­con­trar un bio­mar­ca­dor que po­da­mos aso­ciar con la me­mo­ria, in­clu­so en el ce­re­bro de un ra­tón, es un paso de gi­gan­te en nues­tra com­pren­sión in­clu­so de las fun­cio­nes más bá­si­cas de la me­mo­ria. Esto po­dría con­du­cir a tra­ta­mien­tos quí­mi­cos para cu­rar efi­caz­men­te los trau­mas emo­cio­na­les.

Sin em­bar­go, el equi­po no ha pu­bli­ca­do un do­cu­men­to de in­ves­ti­ga­ción, la cual está ac­tual­men­te eti­que­ta­da como “no re­vi­sa­da por pa­res” en Eu­re­kA­lert. Eso no sig­ni­fi­ca que no sea un es­tu­dio se­rio (Cam­brid­ge). Pero sí sig­ni­fi­ca que es­pe­ra la re­vi­sión por pa­res re­pli­que los ha­llaz­gos.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here