Científicos franceses logran dominar reproducción de langosta roja para su
Fotografía: Medios
Ajaccio, Francia.

Un grupo de científicos franceses anunció el martes haber logrado “la proeza” de dominar la reproducción de la langosta roja, cosa que podría permitir la “restauración ecológica” de esta especie amenazada.

Los expertos del laboratorio Stella Mare de la isla francesa de Córcega lograron obtener ejemplares juveniles, es decir, que todavía no alcanzaron el tamaño adulto, de este crustáceo inscrito en la Lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Esto abre la vía a una reproducción a gran escala, indicó a la AFP Antoine Aiello, director de Stella Mare, plataforma dependiente de la Universidad de Córcega y del Centro Nacional de Estudios Científicos de Francia.

“La obtención de un juvenil, sea cual sea la especie, es la llave tecnológica para abrir la puerta a una reproducción más masiva y obtener una cantidad” suficiente para una “restauración ecológica”, que podría tener lugar en un plazo máximo de cinco años, según Aiello.

Dos otros equipos en el mundo habían logrado hasta ahora obtener juveniles de langosta roja pero con tasas de supervivencia menores.

En menos de tres meses, el experimento de Stella Mare permitió obtener “seis juveniles, 83 días después de la eclosión de los huevos”, con una “tasa de supervivencia alentadora de 50% en la última fase larvaria”, explicaron los científicos.

Las capturas de langosta roja en la costa atlántica y en el Mediterráneo registraron “un declive continuo”, de “más de 90% en algunas zonas” desde los años 1950, según la Unión Europea.

El objetivo es restaurar esta especie y que los “pescadores puedan continuar pescando la langosta salvaje”, según Aiello.

En Córcega, uno de los mayores centros de pesca de langostas de Europa, las capturas cayeron de 300 toneladas anuales en los años 1950 a 60 toneladas en 2020.

Actualmente, esta práctica genera un volumen de negocios anual de más de 4 millones de euros y representa el 70% de los ingresos de la pesca profesional insular, según Aiello, que defiende el interés “ecológico, económico y patrimonial (de esta reproducción) para Córcega y otros lugares”.