Fotografía: CLARO / AFP
Ciudad de México, México.

Más de 100 mil espectadores se reunieron el miércoles en la emblemática Avenida Reforma de Ciudad de México para la exhibición del piloto mexicano Sergio ´Checo´ Pérez, quien a bordo de su monoplaza Formula 1 de Red Bull cautivó a su público a días del Gran Premio de México.

Para hacerse de un lugar privilegiado hubo aficionados que pernoctaron en la misma avenida y otros llegaron antes del amanecer. Un sacrificio que estuvieron dispuestos a hacer para ver pasar a ‘Checo’ a bordo de su bólido.

“Vale la pena, no es algo que pase todos los días“, dijo Pedro Ramos quien, acompañado de un hijo, madrugó para estar en este evento gratuito, a diferencia del día de la carrera donde los boletos más baratos fueron fijados en mil 500 pesos mexicanos.

“No vamos a ir al autódromo, es muy caro”, explicó el fanático.

A través del sonido local del evento se anunció que la asistencia superó las 100.000 personas. Los espectadores más privilegiados en esta exhibición fueron los que estaban situados en terrazas y los ventanales de los edificios aledaños a la avenida.

– La economía celebra –

A la atención deportiva que genera el evento se suma la inyección económica que representa cada parada de la categoría.

“La edición 2021 del Gran Premio de México alcanzará una derrama de 700,2 millones de dólares ¡y será simbólicamente el banderazo del gran futuro turístico de la gran nación mexicana!“, exaltó el secretario de Turismo de México, Miguel Torruco Marqués, encargado de dar el banderazo inicial de la exhibición organizada por Red Bull.

Al movimiento económico oficial se suma lo generado en el comercio informal que este mismo miércoles se reflejaba en la venta de souvenirs con la imagen de Pérez y Red Bull, además de mercaderías alusivas al Gran Premio de México que se disputa este fin de semana.

Pero el producto más demandado fue un símil periscopio de fabricación casera con cartón y espejos, que costaban entre uno y dos dólares, muy solicitados por quienes quedaron lejos de la avenida en su intento por ver el paso de su ídolo.

-Espectáculo sobre ruedas-

Tras un espectáculo previo que incluyó un niño piloto de cinco años a bordo de su Go-Kart, una batalla de rap improvisado, un recorrido de Benito Guerra, piloto mexicano de rally, una exhibición de motocross de Iván Ramírez y una demostración de Didier Goirand, piloto de Motorbike Enduro, apareció Pérez.

El piloto mexicano subió a su auto RB7 para recorrer el tramo comprendido entre dos rotondas icónicas de la Ciudad de México: la fuente de la Diana Cazadora y la columna del Ángel de la Independencia.

Después de una demostración de menos de cinco minutos con brincoteo del monoplaza por el adoquín de una de las rotondas y sin óptimo agarre al pavimento, terminó el primero de cuatro recorridos programados para Pérez.

Muchas personas se retiraron después de ese primer recorrido sin saber que habría más acción y muchos de ellos se fueron sin ver a su ídolo, conformándose con escuchar el impresionante rugido del motor del RB7.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here