Fotografía: EFE/Juan Manuel Blanco.
Tapachula, Chiapas.

Un centenar de migrantes protestó para denunciar el aumento de las redadas y detenciones por parte de las autoridades en Tapachula, Chiapas.

Según denuncian las ONG, en las últimas horas se registró la detención de unos 30 migrantes a las afueras del albergue Jesús El Buen Pastor de Tapachula, fronterizo con Guatemala, un hecho que ocasionó las críticas de los activistas y de la población extranjera varada allí.

Irineo Mujica, activista de Pueblo Sin Fronteras, añadió que si el Gobierno no actúa para atender a los indocumentados de manera inmediata, pronto saldrán nuevas caravanas migrantes desde la región.

Además, pidió el fin de actos que calificó de “represión” y “tortura” contra los caminantes.

A raíz de esta situación, salieron unos 100 extranjeros a las afueras del albergue para denunciar los operativos de agentes de migración y la falta de ayuda en los trámites para poder regularizar su situación y salir de este municipio para continuar su camino hacia el norte.

En la clandestinidad

La situación en Tapachula, denunciaron migrantes y activistas, es como la de una “cárcel” donde se separa a las familias, que viven escondidas y con miedo.

Por ejemplo, en otro albergue, conocido como Belén, hay cientos de migrantes que están a la espera y viven prácticamente escondidos.

“Están persiguiendo a las familias. Es inhumano lo que está haciendo el Instituto Nacional de Migración (INM)”, expresó Mujica durante la protesta.

Edwar Bello, migrante de Venezuela, aseguró este lunes que su único propósito es poder transitar por el territorio mexicano sin dañar a nada ni nadie.

“Tengo tres meses de estar por México y no nos dan ningún permiso para trabajar o estar de manera legal en territorio nacional”, lamentó.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here