Fotografía: Imagen extraída del "Informe Especial Sobre la Pandemia COVID-19 y las Personas Privadas de la Libertad en los Centros de Reclusión a cargo del Gobierno de Jalisco".

Autlán de Navarro, Jalisco 

Con el objetivo de garantizar el respeto de los Derechos Humanos de las personas privadas de la libertad durante la pandemia, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) realizó un estudio entre los diferentes centros penitenciarios del estado, este estudio comprobó que el Centro Integral de Justicia Regional (CEINJURE), con sede en Autlán de Navarro, sí cumple con las medidas sanitarias correspondientes.

De acuerdo con el Director del CEINJURE, José María Santana Tejeda, este centro ha sido calificado como uno de los que cuentan con las medidas sanitarias óptimas y que son necesarias para evitar contagios por coronavirus dentro de la institución en la que únicamente se ha registrado un caso.

“Estamos avalados por la CEDHJ, tenemos pláticas constantes con ellos y estamos calificados como un centro de punta, debido a que sí contamos con todas las medidas sanitarias y estamos trabajando en beneficio de ellos y de la sociedad”. 

Para dar certeza de esto, la  CEDHJ, emitió en agosto de 2021 el “Informe Especial Sobre la Pandemia COVID-19 y las Personas Privadas de la Libertad en los Centros de Reclusión a cargo del Gobierno de Jalisco”, en el que detalla el proceso que se siguió para garantizar que los 12 reclusorios que se encuentran en el estado cumplan con las medidas sanitarias correspondientes.

Dicho informe detalla que los 12 centros de reclusión, entre los que se encuentra el que tiene sede en Autlán, trabajan con normalidad y cuentan con servicios de psicología, trabajo social, escolar, médico y odontológico. Además de ello, fueron suspendidas las visitas de familiares, lo que fue solventado con la instalación de módulos para realizar videollamadas, además de telefonía pública y la implementación de un teléfono gratuito.

Otro de los resultados que arroja éste informe es que fueron implementados, en todos los centros, filtros sanitarios, túneles de ozono para desinfección, la existencia de una ambulancia en cada centro, insumos médicos suficientes y capacidad del personal médico para atender casos de coronavirus.

El estado de Jalisco fue el primero en la república en implementar un protocolo para atender el COVID-19 en los centros de reclusión que se divide en etapas de: socialización, acciones preventivas y detección temprana. Durante la investigación realizada por la CEDHJ, se emitieron recomendaciones a 4 centros, entre los que no se encuentra el CEINJURE Autlán.

José María Santana Tejeda aseguró que en el CEINJURE, las personas privadas de la libertad cuentan con comidas diarias, atenciones médicas y dijo “incluso viven mejor que muchas personas allá afuera”.

“Esos protocolos son los que rigen el buen funcionamiento que debemos tener. Se escucha raro porque la gente piensa que la penitenciaría es de lo peor y eso es una etapa que ya pasó, ahorita lo primordial es el respeto a los derechos humanos”. 

El reclusorio de Autlán se posicionó en el año 2017 como el segundo del Estado de Jalisco en recibir una certificación internacional de la Asociación de Correccionales de América, certificación que acredita la existencia de calidad de vida de las personas privadas de la libertad que ahí se encuentran, de ahí la importancia de continuar dignificando dicha calidad durante la emergencia sanitaria que se vive a nivel mundial.

Diana Borbón