Fotografía: EFE/Sáshenka Gutiérrez.
Ciudad de México, México.

La muerte aún inexplicable de Debanhi Escobar, de 18 años, despertó una profunda ira contra las autoridades, acusadas de negligencia en las investigaciones sobre los asesinatos y desapariciones de miles de mujeres cada año.

Los medios han puesto el foco en el caso de la estudiante desde que se reportó su desaparición entre la noche del viernes 8 de abril y la madrugada siguiente en la periferia de Monterrey, capital industrial del norte.

El cuerpo de la adolescente fue encontrado el 21 de abril en el fondo de la cisterna de un motel, cerca de la carretera hacia Nuevo Laredo, en la frontera con Estados Unidos.

Su última foto con vida se volvió viral. Estaba al borde de la vía con su silueta esbelta, cabello largo, brazos cruzados, un bolso, top blanco, falda color beige y zapatos Converse. Esta imagen es ahora un emblema de las manifestaciones feministas.

“¡Debanhi, yo te presto mi voz!” y “¡Queremos justicia!”, gritaron decenas de mujeres en Ciudad de México el pasado domingo. También hubo protestas en Monterrey.

El caso despertó un interés inusual en un país con 3 mil 751 asesinatos de mujeres solo en 2021 (1,004 de ellos clasificados como feminicidios) y casi 100 mil desaparecidos.

Incluso, la atención traspasó fronteras desde Perú a Estados Unidos.

“Una mujer desaparecida en México. Ella es una de miles”, titulaba The New York Times en su portada en inglés, y afirmaba: “El caso desata la indignación hacia la inacción de las autoridades”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here