Fotografía: EFE/Sáshenka Gutiérrez.
Ciudad de México, México.

Las pilas usadas son una fuente de contaminación para el medio ambiente y un riesgo para la salud humana y animal si no se desechan de manera responsable, según una campaña difundida este lunes que pretende recolectar en México dos mil millones de pilas en los próximos años.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) asegura que cada mexicano consume seis pilas no recargables al año sin que haya consciencia del riesgo vinculado a estos desechos tóxicos que causan una fuerte contaminación en el medioambiente.

Según datos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las pilas tienen componentes altamente contaminantes y peligrosos como manganeso, mercurio, níquel y cadmio, entre otros, que si no son tratados adecuadamente, terminan por dañar el aire, el suelo y el agua.

Semarnat advierte que si las pilas se tiran a cualquier lugar al aire libre pueden permanecer durante siglos en el medio ambiente, ya que las baterías usadas tardan en descomponerse entre 500 y 1000 años.

Una sola pila alcalina usada puede llegar a contaminar 175 mil litros de agua y una batería de botón de reloj es capaz de contaminar 600 mil litros de agua, el equivalente a cinco grandes albercas.

También se puede contaminar la cadena alimenticia provocando diarrea, ceguera, dolor abdominal y de cabeza, daño renal y pulmonar, y hasta cáncer por las sustancias tóxicas que contienen.

Para ayudar a mitigar el impacto ambiental, la empresa Grupo IMU ha instalado 400 columnas o centros de acopio de pilas usadas y puesto en marcha el concurso “Nuestro planeta es la neta” dirigido a jóvenes para fomentar el manejo responsable de las pilas usadas.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here