EFE/EPA/Johan Nilsson/Archivo
Brasilia, Brasil.

Brasil aprobó el viernes el registro definitivo de la vacuna británica de AstraZeneca contra el coronavirus, alegando que “los beneficios superan a los riesgos” pese a que el inmunizante ha sido suspendido en varios países europeos por posibles efectos colaterales indeseados.

El gobierno también anunció la compra de 10 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik, en momentos en que al país le urge acelerar la vacunación para contener una virulenta segunda ola de la pandemia que ha dejado ya cerca de 273 mil muertos.

Completando el dispositivo, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) aprobó el registro del antiviral remdesivir.

Anvisa admitió que la vacuna de AstraZeneca puede generar trastornos como cefaleas y diarreas y que existen “incertidumbres” que podrían llevar “a ajustar el proceso de fabricación”, que también se realiza en Brasil con la Fundación Fiocruz.

Pero “la conclusión es que los beneficios superan a los riesgos”, declaró el gerente general de medicamentos del organismo, Gustavo Mendes. “No se vislumbra un riesgo a la salud de la población relacionada con el uso de la vacuna”, puntualizó.

El inmunizante desarrollado por el laboratorio británico y la Universidad de Oxford es uno de las dos que ya tenía aprobación para uso de emergencia, destinado a grupos prioritarios. Su inscripción definitiva permitirá utilizarlo de forma generalizada.

Varios países europeos, entre ellos Dinamarca, Islandia y Noruega, suspendieron su aplicación, invocando el principio de “precaución” después de que algunos pacientes desarrollaran coágulos sanguíneos.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) pidió agregar alergias graves a la lista de posibles efectos secundarios, en tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que “no hay razón para no utilizar” el inmunizante.

AstraZeneca sostuvo que su producto es “seguro y eficaz”. “No hay pruebas de un riesgo agravado de embolia pulmonar o trombosis venosa profunda” asociados a la vacuna, subrayó.

– Vacunación lenta –

El otro inmunizante con uso de emergencia aprobado en Brasil es CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, asociado al Instituto Butantan de Sao Paulo.

Solo la vacuna de Pfizer contaba hasta ahora con un registro definitivo, pero ninguna de sus dosis ha llegado aún al país.

La vacunación empezó hace menos de dos meses en Brasil y avanza lentamente, con problemas logísticos: solo 9.2 millones de los 212 millones de brasileños han sido vacunados con al menos una de las dos dosis requeridas.

El gobierno anunció la compra de 10 millones de dosis de la Sputnik V, 400.000 de las cuales llegarán a finales de abril, 2 millones en mayo y 7.6 millones en junio.

Sputnik V será importada por el laboratorio brasileño Uniao Quimica, que deberá solicitar a Anvisa la autorización para el uso de emergencia. Solo despúes de autorizada, el gobierno comenzará a hacer los desembolsos.

El presidente Jair Bolsonaro, que suele minimizar la pandemia y llegó a cuestionar la eficacia de las vacunas, ha promovido el uso de medicamentos como la cloroquina y la hidroxicloroquina, sin pruebas científicas de su eficacia contra el covid-19.

También acusa de paralizar la economía a los gobernadores que tratan de imponer medidas de confinamiento parcial para frenar la circulación del virus.

La pandemia conoce en 2021 un repunte mucho más grave que el de 2020. con un promedio de más de mil 700 muertos diarios en los últimos siete días. A inicios de año, ese promedio era de 703.

El director general de la OMS se mostró el viernes “muy preocupado” por esa situación y urgió al gobierno brasileño a tomar “medidas serias”, sin las cuales “la tendencia actual (…) se traducirá en más muertos”.

– Remdesivir –

Anvisa aprobó este viernes el registro del primer medicamento para pacientes hospitalizados por covid-19, el antiviral remdesivir.

El remdesivir fue autorizado en octubre en Estados Unidos, pero al mes siguiente la OMS recomendó que los pacientes de covid-19 hospitalizados no reciban este tratamiento porque no evita las muertes ni las formas graves de la enfermedad.

La aprobación en Brasil de ese producto del laboratorio estadounidense Gilead se debe a “la eficacia, seguridad y calidad presentadas”, afirmó Anvisa.

Según la entidad, el medicamento antiviral, aplicado de forma intravenosa, “impide la replicación del virus en el organismo y será usado en adultos y adolescentes de más de 40 kg hospitalizados con neumonía”.