Foto: María R.

Guadalajara, Jalisco.

El representante oficial de Bosques Urbanos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Simone Borelli, refirió que uno de los impactos que debería tener los Bosques Urbanos en ciudades como Guadalajara, es la disminución de la presencia del Crimen Organizado; sin embargo, eso todavía no es una realidad para nuestra ciudad:

 “Lo estaba comentando con las agencias de bosques urbanos, y la Universidad de Guadalajara: que no tienen sociólogos, ni mucha capacidad de estudio social, porque hay estudios que demuestran que la presencia de parques y bosques pueden disminuir la presencia del crimen, porque crean un sentido de comunidad”.

A pesar de que la Agencia Metropolitana de Bosques Urbanos de Guadalajara se convirtió en un referente internacional desde hace tres años, aún quedan cosas por trabajar como la infraestructura, es decir, que sean espacios seguros para caminar, no basta solo con que estén iluminados, por ejemplo el Parque Morelos forma parte de la red de Bosques Urbanos, sin embargo, después de las nueve de la noche la mayoría de las y los tapatíos evitan transitar por ahí al ser conocido como zona roja por los robos y la venta de productos ilícitos.

Otro ejemplo es el tema de la conectividad, el Parque Metropolitano y Bosque los Colomos, son dos lugares a los que solo se puede llegar con un automóvil porque el transporte público pasa a un kilómetro de ambos puntos al estar rodeados de zonas habitacionales de alta plusvalía.

La idea es integrar la planificación urbana, con la parte de bosques urbanos, intentar agregar algo que ya existe a los barrios más vulnerables. Eso también tiene problema de transporte público, es importante darle a la gente la posibilidad de ir al Parque Metropolitano con transporte público. La idea es modificar la mentalidad y visualizar el bosque urbano como una inversión, no como un costo”, señala Borelli.

Simone Borelli argumentó que los Bosques Urbanos crean comunidad lo que ayuda a cerrar las brechas sociales para que nadie queda afuera de los beneficios, pero el Área Metropolitana de Guadalajara ya cuenta con una fuerte presencia de la sociedad civil que protege los bosques como el Nixticuil, La Primavera y el Parque San Rafael por mencionar algunos, que se han visto históricamente depravados por los intereses inmobiliarios, por lo que se le preguntó a Simone Borelli si no es contradictorio que Guadalajara sea reconocida a nivel internacional como “ciudad verde” mientras se talan árboles, y el funcionario de la FAO respondió lo siguiente.

 “Lo importante es la transparencia, que cuando se hace una intervención que se explique por qué se hace, porque a veces hay una explicación muy lógica, no conozco el caso específico, pero es importante impulsar la transparencia por qué lo hacen y qué van a hacer como medida para compensar esa tala”.

Pero la transparencia no ha sido el fuerte de esta administración que en varias ocasiones ha sido cuestionada por la prensa local, por el contrario, algunas de las respuestas han sido “que el medio ambiente no está peleado con el desarrollo”.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here