García Márquez
Fotografía: EFE/ Archivo
Guadalajara, Jalisco. 

La premisa es no salir de casa, pero las bibliotecas alrededor del mundo, a pesar de haber cerrado sus puertas, buscaron maneras para llegar a los usuarios hasta sus hogares, a través de actividades virtuales, de catálogos de ejemplares en línea, o en algunos países hasta llamando por teléfono a sus usuarios para saber su estado de salud.

El reto fue grande, pero para bibliotecas como las universitarias de Chile, durante estos meses han alcanzado ya la cifra de servicios de todo 2019. Ahora la discusión gira en torno de cómo preservar a esos nuevos usuarios. Sobre esto habla Gonzalo Oyarzún, profesor investigador de la Universidad Tecnológica Metropolitana de Chile.

“Todo este esfuerzo que han hecho las bibliotecas, las universidades y los colegios ha generado una nueva capa, ha generado una nueva forma de acercarnos a los usuarios, probablemente usuarios a los que no nos hubiéramos acercado de otra manera a través de las plataformas, de lo digital, al llegar hasta sus propias casas, ha generado una nueva oportunidad y mi planteamiento aquí es que eso no lo debemos de perder. Hemos generado un nexo, un punto y hoy día las bibliotecas son refugios más amplios, más cariñosos, más afectivos y más cercanos a las personas y debemos mantener eso para que nadie pierda esa brecha de la que nos hablaban al principio de esta charla”.

Se estima que en México existen casi 15 mil bibliotecas, de las cuales; 7 mil 648 son públicas y 6 mil 930 son académicas y de investigación. En conjunto realizaron más de 75 millones de servicios. Las bibliotecas nacionales presentan un segundo reto que es la apropiación de recursos, sobre esto, el director del Sistema Universitario de Bibliotecas de la Universidad de Guadalajara Sergio López Ruelas, pide que se le de la importancia a los espacios universitarios y se les deje de ver como solo almacenes de ejemplares literarios.

“Las bibliotecas no solo son acervos impresos son muchos tipos de soportes, muchos tipos de servicios, de presentaciones de libros, conciertos, en fin, cuántas cosas importantes puede y debe ofrecer una biblioteca, y en ese sentido es importante que las universidades, especialmente las universidades públicas y me refiero a mi país, sigan apostando por sus bibliotecas, por otorgarles los presupuestos, por hacer del espacio bibliotecario el espacio central de la universidad”.

Estas y más reflexiones surgieron a partir del Webinar organizado por la UdeG donde también participaron Alicia Sélles Carot, Micaela Chávez Villa y Jonathan Hernández Pérez moderados por Ivabelle Arroyo y que puede encontrarse en las redes sociales de Canal 44.

Alicia Preza