Fotografía: Hendrik Schmidt/dpa-Zentralbild/dpa
Zhangjiakou, China.

La biatleta alemana Denise Herrmann ganó con una gran actuación la prueba de 15 kilómetros y dio hoy al equipo germano su segunda medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín.

La esquiadora de 33 años solo cometió un error de tiro y se convirtió en la primera alemana en volver a ganar la disciplina reina del biatlón desde que Andrea Henkel lo hizo en los Juegos de Salt Lake City en 2002.

Para Herrmann fue la primera medalla en el biatlón tras el bronce olímpico obtenido en la disciplina de relevos de esquí nórdico en los Juegos de Sochi en 2014.

La plata fue para la francesa Anais Chevalier-Bouchet y el bronce para la noruega Marte Olsbu Roeiseland. Otra alemana, la debutante en unos Juegos Vanessa Voigt, también tuvo una gran actuación, tras su poco exitosa participación en el relevo mixto, y fue cuarta.

“¡Fantástico! Desde luego, no me lo esperaba”, dijo el presidente de la Federación Alemana de Esquí, Franz Steinle.

En unas condiciones mucho mejores y con menos viento que en el relevo mixto del sábado, Herrmann tuvo un buen comienzo y acertó los cinco primeros tiros tanto tumbada como de pie. “El viento es más controlable hoy”, dijo el seleccionador Kristian Mehringer antes de la prueba.

Sin embargo, no todas las favoritas fueron tan precisas, la noruega Tiril Eckhoff erró dos dianas en la posición de pie. Herrmann falló su decimotercer intento en el segundo tiro libre y recibió una penalización, pero mantuvo la serenidad en los últimos cinco disparos.

La campeona mundial, la checa Marketa Davidova, falló el vigésimo y último tiro y ya no pudo alcanzar a Herrmann.

Tras una desafortunada salida y el quinto puesto obtenido en el relevo mixto, el equipo alemán de biatlón pudo así sumar un oro.

Herrmann había centrado toda la preparación de los últimos años únicamente en los Juegos Olímpicos. No quiso dejar nada al azar y realizó entrenamiento en altura, retoques en el arma y mucho trabajo en el pasado verano (europeo).

En la actual temporada comenzó con fuerza con un tercer puesto individual en la estación sueca de Ostersund, pero después las cosas no fueron tan bien.

Muchos errores, especialmente en tiro, le proporcionaron flojos resultados: un puesto 41 en persecución en Oberhof con ocho disparos fallados y un ensayo de cara a los Juegos que la situó en la posición 23 en Antholz-Anterselva, en el Tirol italiano.

Pero Herrmann seguía creyendo en sus opciones. “Puedo decirme a mí misma: lo he intentado todo, lo he dado todo. Eso es lo más importante para mí”, dijo al llegar a China sobre su intenso entrenamiento.

Muchos dudaban de si sería capaz de volver a la senda del éxito a una edad más avanzada que cuando lo hizo en 2019 en Suecia, donde se proclamó sensacionalmente campeona del mundo de persecución y demostró que el cambio, del esquí de fondo al biatlón, en 2016 había dado sus frutos.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here