Fotografía: EFE/Hilda Ríos.
Ciudad de México, México.

El cadáver de un bebé que apareció en una cárcel del estado de Puebla, en el centro del país, fue robado de un panteón de Ciudad de México, informó este sábado el fiscal general de Puebla, Gilberto Higuera Bernal.

Tras el hallazgo del bebé de tres meses, el 10 de enero pasado, en la basura del Centro Penitenciario de Puebla, la Fiscalía General del Estado contactó a los padres que denunciaron la exhumación ilegal del cuerpo de su hijo en la capital mexicana.

“El resultado obtenido de la prueba genética el día de hoy, es que existe correspondencia entre el cuerpo del menor hallado en el contenedor de basura del Centro Penitenciario de Puebla y el de las dos personas entrevistadas, es decir, los que se ostentaron como padre y madre”, declaró en un vídeo el fiscal.

“Esto es, el menor inhumado y luego exhumado en la Ciudad de México es el mismo que fue encontrado en el Centro Penitenciario de Puebla”, enfatizó.

El fiscal también avisó que “ya se ha identificado a la persona que depositó el cuerpo del menor en el contenedor de basura del Centro Penitenciario”.

El caso ha sacudido a México desde la semana pasada, cuando la asociación civil Reinserta denunció el hallazgo del bebé en el penal.

Según explicó la ONG, un interno que trabajaba en los contenedores de material de plástico reciclable, conocido como PET, encontró el cuerpo del bebé cubierto con cal y dentro de una bolsa.

El hecho también ha levantado polémica porque la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se negó a investigar el caso, mientras que el gobernador de Puebla, el oficialista Miguel Barbosa, advirtió a periodistas y activistas de que “tengan cuidado” al indagar la historia.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here