Fotografía: Cortesía/Oscar Cisneros Santiesteban
Guadalajara, Jalisco.

Este domingo se cumplen siete años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en un clima de reclamos de familiares y la sociedad civil para saber el paradero de los estudiantes y enjuiciar a los responsables.

En el séptimo aniversario de la fatídica noche del 26 de septiembre de 2014, cuando estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” fueron atacados por policías de Iguala y supuestamente entregados a miembros del crimen organizado, los padres de familia, estudiantes y sociedad civil continúan con la exigencia de justicia.

En octubre de 2014, dos meses después de la desaparición, se realizó una de las primeras protestas para exigir a las autoridades el esclarecimiento del caso. La marcha se replicó en al menos 25 estados del país, y en ciudades del extranjero como Berlín y Londres.

Bajo el lema “un día de indignación“, en 2015, miles de personas marcharon por el Paseo de la Reforma para conmemorar un año de la desaparición de los estudiantes. La manifestación estuvo marcada por la exigencia de la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto y la aparición con vida de los normalistas.

Al grito de “Ayotzinapa vive, la lucha sigue” y con la participación la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), en 2016, cerca de 10 mil personas protestaron en Ciudad de México, mientras las madres de las víctimas hicieron el pase de lista al pie del el antimonumento +43, en Paseo de la Reforma.

En 2017, para el tercer aniversario de los 43 normalistas, familiares, estudiantes y activistas, protestaron en silencio del Ángel de la Independencia a la Plaza de la Constitución. Durante la marcha, alrededor de 50 encapuchados destrozaron la fachada de las oficinas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, hecho del que los padres se deslindaron.

Con la lectura en voz alta de los nombres de los 43 y la exigencia “Vivos se los llevaron. Vivos los queremos”, se conmemoró, en 2018, el cuarto aniversario de la desaparición de los normalistas con una misa en las escalinatas del Ángel de la Independencia y la tradicional marcha que culminó en el Zócalo, donde ciudadanos demandaron castigo para los culpables.

Con la participación de más de 10 mil personas que reclamaron avances en la investigación de los normalistas desaparecidos, en 2019 se conmemoraron cinco años de la desaparición forzada de los estudiantes, con un reclamo para la pronta identificación y condena de los responsables. El vocero de los padres de los desaparecidos demandó una acción inmediata por parte del Gobierno mexicano.

Para conmemorar los seis años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sus padres salieron nuevamente a las calles en 2020, a pesar de la pandemia. Ataviados con camisetas de color azul claro y la imagen del rostro de sus hijos, realizaron el tradicional recorrido del Ángel de la Independencia hasta la Plaza de la Constitución con la consigna “Ni perdón, ni olvido”.

Este 2021, estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa lamentaron que, a siete años de los hechos, no se haya aclarado qué pasó con sus compañeros, y recordaron que “esa trágica noche del 26 de septiembre y madrugada del 27 nos asesinaron también a tres camaradas, a Julio César Ramírez, Julio César Mondragón y Daniel Solís Gallardo”.

Gladiola Madera

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here