Fotografía: Coordinación General del Territorio
Guadalajara, Jalisco.

De acuerdo con los datos de Mi Macro Periférico, el objetivo de este proyecto de movilidad urbana es atender a 170 mil pasajeros diariamente en sus 42 estaciones, distribuidas en 40.5 kilómetros de trayecto del Periférico, pero en la distribución de las estaciones no se atendieron las inquietudes de los usuarios, quienes mencionan que habrá que caminar más de un kilómetro en las zonas donde no hay paradas intermedias.

Uno de los ejemplos es la Estación San Isidro, hacia Arcos de Zapopan, donde se eliminó la que estaba proyectada en Valdepeñas, obligando a los usuarios a caminar más de un kilómetro para llegar a las dos estaciones más cercanas, mientras que las rutas de transporte público; entre ellas la ruta 380, tenía por lo menos cuatro paradas intermedias en una en una zona que se tiene detectada con una alta incidencia de robos a transeúnte, lo que provoca incertidumbre entre los próximos usuarios de Mi Macro Periférico cuando se trasladen a pie en horas de la noche o de madrugada.

Otro problema que no ha sido corregido es la invasión de los carriles de circulación, donde se aseguró que en tres de los carriles de Periférico estaba garantizada para los automóviles particulares, pero esta situación se ha complicado en el crucero de la Carretera Tesistán, en el entronque con la Carreta a Nogales y en la zona de San Juan de Ocotán, donde son insuficientes las laterales y se produce un cuello de botella por el congestionamiento.

Otras tres zonas que también se han detectado como delicadas, y que tendrán problemas de circulación por los carriles reducidos, son López Mateos, Colón y la Avenida Belisario Domínguez, donde los tramos de circulación se reducen.

Henry Saldaña

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here