Tianguis Tonalá
Fotografía referancial: Georgina García Solís
Guadalajara, Jalisco.

Desde que el semáforo epidemiológico cambio a verde en Jalisco, los tianguis de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) han relajado las medidas sanitarias contra el covid-19.

El uso del cubrebocas por parte de los clientes y tianguistas es poco visto en los sitios de comercio popular, donde ya no importan las aglomeraciones en puestos, rompiendo la sana distancia y permitiendo la entrada a niños y personas de la tercera edad.

En algunos accesos de plano ya olvidaron los filtros sanitarios para dotar gel antibacterial o tomar la temperatura a los clientes, pero también los comerciantes han bajado la guardia, ya que permiten que las personas eviten los protocolos de salubridad.

Esto, debido que, según los propios asistentes, las autoridades ya no realizan la supervisión de los tianguis. Eso provoca que sean un foco para propagar el coronavirus, ya que los clientes y locatarios acuden de diferentes municipios, lo que puede originar un contagio masivo.

Hace unas semanas, los propios comerciantes colocaban arcos sanitarios y se daban instrucciones a los clientes para mantener una sana distancia quienes recorren los locales para adquirir alguna mercancía, además que había contenedores de gel a disposición de los clientes, pero ahora pocos lo hacen.

Lo que poco se ve son lonas con recomendaciones, donde se les aconsejaba solo acudir máximo dos personas por familia. Lo mismo se observa en los mercados, donde los accesos ya no son vigilados y los protocolos poco se atienden.

La Secretaría de Salud Jalisco reportó una ocupación hospitalaria por coronavirus de 16.69 % con 184 personas hospitalizadas. El martes eran 185 en hospitales públicos, con 16.78 % de ocupación.

Henry Saldaña