Fotografía: Jade Ramírez.
Guadalajara, Jalisco.

Sobre los carriles centrales del Periférico Poniente, a la altura de la estación San Juan Ocotán de Mi Macrobús, familiares y amigos de Alberto Ramos Olivares, un joven de 16 años desaparecido el martes 24 de mayo, interrumpieron el tránsito vehicular.

Buscaban llamar la atención y hacer una exigencia a las autoridades de la Fiscalia del Estado de Jalisco, para la localización con vida del joven que fue visto por última vez afuera de un Oxxo, la noche del martes pasado.

Para cuando llegamos al punto de la manifestación había apenas 700 metros de filas de autos detenidos en la circulación. Pero los automovilistas estaban iracundos.

Lanzaron botellas de agua, reclamos, gritos y golpes, a las 50 personas que bloquearon los carriles del Periférico en sentido Norte a Sur.

La familia ya puso la denuncia en la Fiscalía, pero no ha obtenido ningún indicio de que realmente lo estén buscando. Por eso no dejaron correr más tiempo y eligieron salir a llamar la atención, pero recibieron reclamos de corporaciones viales y policiacas, y hasta agresiones de automovilistas.

Vecinos de San Juan Ocotán señalan que se acumula la desaparición de jóvenes y mujeres en la zona, sin que los servicios de seguridad pública de Zapopan lo eviten o redoblen la vigilancia.

Alberto Ramos Olivares estaba afuera de un Oxxo con su novia y amigos, y dejó de responder el teléfono. Es estudiante de la preparatoria número 16.

Las mujeres de la familia señalaron que el personal de la Policía de Zapopan los obligó a desistir del bloqueo “para ya no afectar a los automovilistas”.

La promesa por la que el grupo de manifestantes en busca de José Alberto Ramos Olivares, aceptó liberar el Periférico, es que serían recibidos por personal de la Comisión Estatal de Búsqueda del Estado de Jalisco.

Jade Ramírez Cuevas Villanueva

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here