Fotografía: EFE / Referencial
Guadalajara, Jalisco.

Los asilos alzan la voz otra vez, insisten en que están abandonados a su suerte por el Gobierno del Estado y es que desde que desapareció el IJAS que se encargaba de apoyarlas, a regularlas y a verificarlas.

En la actual administración ni el DIF, ni la Secretaría de Asistencia Social ni la Secretaría de Salud sabe cuántos ancianos hay institucionalizados en el estado, cuántos han enfermado y muerto por Covid y cuáles son sus necesidades.

Un gran porcentaje de las casas de descanso para adultos mayores tiene a ancianos abandonados por sus familias en esos lugares lo que hace más difícil hacer rendir los insumos para todos.

Una de las procuradoras de fondos del Asilo Juan Pablo Segundo, Matilde Ramos, pide al Gobierno del Estado:

“Se han olvidado de los asilos, sobre todo de las personas más vulnerables, nosotros lo que estamos tratando de hacer es hacer conciencia en las autoridades del gobierno para que volteen a ver las casas asilos de ancianos, asilos de gente que se encuentra en situación vulnerable, para entregar recursos para que puedan ellas cubrir sus necesidades básicas. EN las redes se ha compartido todos los donativos en especie que se ha recibido pero la realidad es que Juntos Contra el Dolor necesita recibir efectivo porque no necesita recibir efectivo porque necesita pagar los salarios de quienes trabajan en la asociación para atender a los ancianitos”.

Matilde Ramos, procuradora de fondos, confirma que ya son cuatro ancianos los que han muerto, 3 por COVID-19 y uno por cáncer pero hay 11 más infectados del nuevo coronavirus y sus necesidades son muchas. Aunque han recibido apoyo por parte dela Sociedad Civil, requieren recursos para poder pagar a quienes ahí laboran además de que siguen solicitando más voluntarios, explica:

“Sobre todo también a gente que voluntariamente quiera ir a ayudarles porque necesitan gente que les ayude a atender a estas personas, obviamente que ya para que los voluntarios asistan están pidiendo que sean jóvenes menores de 40 años, que gocen de buena salud, que no tengan diabetes, ni obesidad, porque por supuesto ir y apoyar a esta asociación implica un riesgo ¿no? Entonces gente que tenga buena salud para que si apoya ahí y si se contagiara no tuviera el riesgo de ponerse grave ¿no?”

La Asociación Juntos contra el Dolor recibe donativos en su página web es juntoscontraeldolor.com es una asociación donataria por lo que puede expedir recibos deducibles de impuestos.

Rocío López Fonseca