Guadalajara, Jalisco.

Rosendo González Torres, de 56 años de edad, marakame de San Andrés Cohamiata, municipio de Mezquitic, Jalisco, fue asesinado junto con su nieto de 17 años este 7 de enero. Los cuerpos de ambos fueron encontrados en una barranca cercana a la localidad. Sin embargo, la noticia apenas se conoció el jueves pasado en Guadalajara.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) dio a conocer en sus redes sociales que emitió medidas cautelares dirigidas a la Fiscalía Estatal, en la que se solicita a su titular, Gerardo Octavio Solís Gómez, y a la directora del Centro de Vinculación y Seguimiento a la Defensa de los Derechos Humanos, que instruyan la apertura de la carpeta de investigación, “con la máxima protección y diligencia a favor de las personas ofendidas”.

Un marakame, de acuerdo a los usos y costumbres de la etnia wixaritari, es un médico tradicional y un sacerdote de esa cultura, quien habla con los hermanos mayores. Rosendo González Torres realizaba viajes frecuentes al extranjero, precisamente en su calidad de líder espiritual de su comunidad.

Hasta ahora nada se sabe del móvil del asesinato del marakame wixárika y de su nieto. La causa de muerte fue ahorcamiento y disparo de arma de fuego. Sin embargo, la Fiscalía Estatal nada ha informado sobre el caso, pese a que ya transcurrieron dos semanas de los hechos.

La CEDHJ pidió a la Fiscalía Estatal que brinden la información necesaria a las víctimas indirectas respecto a los procesos administrativos y judiciales que se realicen.

También le solicitan a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas que inscriba a los deudos en el registro estatal correspondiente, y dé la ayuda y asistencia a las víctimas indirectas.

Las autoridades señaladas deben aplicar los protocolos de actuación con la máxima diligencia, honradez, legalidad e imparcialidad, exigió la Comisión.

Sobre el caso, la abogada Mireya Rodríguez Corona, quien forma parte de la agrupación Frente Nacional de Mujeres “Rosa Luxemburgo”, que ha dado asesoría en nutrición y neurodesarrollo a la etnia desde 2009, se pronunció sobre la muerte de Rosendo y de su nieto, al señalar la postura omisa del Ministerio Público de Colotlán. Por ello, también pide a la Fiscalía Estatal que aclare lo sucedido y haga justicia.

Los familiares de Rosendo tienen miedo y creen que, de no intervenir la Fiscalía, pueden darse más casos violentos en la zona.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here